jueves, 31 de marzo de 2016

SEMEJANTES A JESÚS PARA NO EQUIVOCARNOS

Hoy publicamos  una pequeña meditación  de Charles de Foucauld (1858-1916) sacerdote y místico de referencia. 



<<Cuando deseamos seguir a Jesús, no nos extrañemos si El no nos lo permite enseguida, o incluso si no nos lo permite jamás. En efecto, su mirada va mucho más lejos que la nuestra, y quiere no tan sólo nuestro bien, sino el de todos. Con toda seguridad compartir su vida, con y como los apóstoles, es un bien y una gracia, y debemos siempre esforzarnos para ser más y mejor imitadores de su vida. Pero la verdadera, la única perfección no es vivir de tal o cual manera, sino hacer la voluntad de Dios, llevar el género de vida que Dios quiere, donde quiere, y llevarla tal como el mismo la hubiera llevado.


Cuando nos deja escoger, entonces si, busquemos seguir sus pasos lo más exactamente posible. Cuando su voluntad sea que marchemos a otra parte, vayamos a donde El quiera, llevemos el género de vida que su voluntad nos señale;  mas en todas partes acerquémonos a El  con todas nuestras fuerzas y seamos en todo momento y condición, como el mismo sería si hubiera estado allí y si la voluntad del Padre le hubiera puesto allí tal como nos pone a nosotros>>.

Aparentemente un texto sencillo en una primera lectura, pero encierra una gran enseñanza, asemejarnos a Jesús en nuestra vida diaria siguiendo en cada momento su voluntad. 
Pensemos en lo que a El le agradaría que hiciéramos en cada situación, seguro que acertamos en nuestras decisiones.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad