jueves, 17 de marzo de 2016

GRACIAS PADRE CUETO

60  años de sacerdocio!!
Sí, no podemos dejar pasar por alto estas Bodas de diamante de quien ha dejado su impronta en nuestra Casa y comunidad de Caldes de Montbuy, por no hablar de la Congregación de los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey.
Hoy hace 60 años que este joven seminarista CPCR , José Mª Fdez- Cueto, fue ordenado sacerdote junto a otro que no perseveró, para poder dedicarse a la enseñanza de la Filosofía en el escolasticazo CPCR.
60 años de ministerio fecundo en cursos, predicaciones, acompañamiento espiritual sacramentos...
Sacramentos... si se echaran cuenta de las miles de Eucaristías que ha podido celebrar en tantos años, ofreciendo el Único sacrificio que nos salva en el Espíritu Santo, para gloria eterna del Padre. Y cuantas miles de veces habrá reconfortado a tantos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo con esas sencillas pero cuan profundamente eficaces palabras “tus pecados te son perdonados, vete en paz”.
Cuantos nos hemos beneficiado de esta paternidad tan cercana, afable, exigente pero a la vez desconcertantemente tierna, no podemos sino dar gracias a Dios por su vida y su sacerdocio
Sí, con él cantamos hoy las Misericordias del Señor en estos años de gracia, de vida entregada, de grandes deseos de hacer siempre, a pesar de los límites inherentes a la naturaleza,  en todo con Cristo lo que place al Padre
Algunos se preguntarán quizás ¿y donde para ahora nuestro P. Cueto? Desde hace unas semanas ha sido enviado por un año a ayudar y sostener la comunidad de Bieuzy-Lanvaux en Bretaña francesa, pues lo que parece increíble es cierto: a sus 86 años sigue predicando y acompañando tandas de Ejercicios espirituales con gran ilusión, ¡y en francés!
Celebraremos en Caldes este acontecimiento después de las fiestas pascuales, el 3 de abril, Domingo de la Misericordia, al mismo tiempo que daremos gracias por todo lo vivido estos últimos 10 años en esta Casa de cuya construcción él fue encargado. Damos gracias a su comunidad actual de dejarle venir a compartir esta celebración a Caldes.
Y con él no nos queda sino unirnos en un solo Corazón para cantar la Gloria de Dios, bendiciendo siempre su nombre.
Gloria a Ti, santísima y Misericordiosísima Trinidad
Tú que habitas en lo más profundo de nuestro Corazón (el de Jesús y María)

Haz que yo me entregue sin reservas a tu amor, desde lo más hondo de nuestro Corazón


MUCHAS FELICIDADES 
PADRE CUETO

1 comentario:

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad