Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Conversión: Cambiar nuestros corazones y nuestras mentes

 «Pablo había recogido también una brazada de leña; al arrojarla a la hoguera, una víbora, huyendo de las llamas, hizo presa en su mano. Cuando los isleños vieron al reptil colgando de la mano de Pablo, se dijeron unos a otros: “Este hombre es realmente un asesino; aunque se ha librado de la tempestad, la justicia divina no permite que viva”. Pablo, sin embargo, se sacudió el reptil arrojándolo al fuego y no experimentó daño alguno. Esperaban los isleños que se hinchara o que cayera muerto de repente. Pero, después de un largo rato sin que nada le aconteciese, cambiaron de opinión y exclamaron: “¡Es un dios!”». Hechos 28, 3-6 Salmo 119, 137-144 Mateo 18, 1-6 
Reflexión  Los isleños se dieron cuenta de que se habían equivocado al juzgar a Pablo como asesino y cambiaron su forma de pensar. El hecho extraordinario de la víbora hizo posible que los isleños vieran las cosas de un modo nuevo, un modo que quizás podía prepararlos para escuchar el mensaje de Cristo a través de Pablo. En nuestra…

Entradas más recientes

Hospitalidad: Mostrar una solicitud poco común

Fortaleza: Partir el pan para el viaje

Confianza: No temáis, creed

Esperanza: El mensaje de Pablo

CAFÉ Y TERTULIA CON LAS "SISTERS"

Iluminación: Buscar y mostrar la luz de Cristo

Reconciliación:Tirar la carga por la borda

QUE TODOS SEAN UNO