domingo, 30 de abril de 2017

¿VAS A EMAÚS O VUELVES DE EMAÚS?



¿Vas a Emaús o vuelves de Emaús? “Vas a Emaús” quiere decir que estás centrado en tus cosas, en tus problemas, en tus inquietudes, y no te das cuenta que Jesús camina contigo. “Volver de Emaús” quiere decir que has descubierto a Jesús presente en tu vida, esta presencia te consuela, te da alegría, y deseas comunicarlo a aquellos que amas. ¡Así de fácil!

Vuelvo a preguntar: ¿vas a Emaús o vuelves de Emaús? Doy una pista para situarnos: si nos quejamos mucho, estamos yendo a Emaús. La queja podríamos decir que es como un escudo ante la presencia de Jesús, ante su luz, su gracia. La queja crea una barrera entre nosotros y Dios. La queja nos lleva a mirarnos el ombligo, nos curva sobre nosotros, y, por tanto, nos aleja de Dios. Hagámosnos en la oración esta pregunta.

Esta escena de los discípulos de Emaus no la contemplamos como algo que  sucedió en el pasado. Contemplémosla como una escena que se produce en nuestra vida. Nosotros somos estos dos discípulos que van a Emaús y que acabarán volviendo de Emaús.

Los dos discípulos de Jesús marchan de Jerusalén tristes, desesperanzados, tenían unas expectativas, esperaban unas cosas y nada se ha cumplido. Dicen: “Nosotros esperábamos” y nada ha salido como ellos esperaban.

También eso nos ocurre a nosotros: teníamos unas esperanzas, unos proyectos y muchas cosas no han salido como queríamos. Y nos quedamos tristes y desesperanzados como los discípulos de Emaús…

En medio de esta tristeza Jesucristo se hace el encontradizo, con suavidad, Cristo se cuela en su desesperanza, y se pone a caminar con ellos. También eso nos ocurre a nosotros: Cristo desea caminar con nosotros en los buenos momentos y en los malos momentos. Por la resurrección, Jesús se ha convertido en contemporáneo nuestro. Y, puede hacer camino con nosotros.

¡Es inefable vivirlo, es inenarrable! ¡Jesús que camina con nosotros!

Y se pone a hablar con ellos. También quiere establecer con nosotros un diálogo. Esto es rezar, dialogar con Cristo que camina con nosotros.
Y en este diálogo pasan cosas maravillosas:

1. Jesús hace una relectura de lo que ha pasado. Hace una relectura desde la resurrección. Da a los hechos una nueva luz, la luz de su resurrección.

   En nuestro diálogo con Jesús, pasa lo mismo: da a los hechos una nueva luz, una nueva perspectiva. Resitúa nuestra historia personal dentro de un contexto de historia de salvación. ¡Es maravilloso!

2. Jesucristo les explica el sentido de la cruz. También cuando hablamos con el Señor, nuestras cruces cogen otro sentido. Vale la pena destacar que Jesucristo no ha eliminado de sus vidas los hechos tristes, sino que les ha dado un nuevo sentido.

3. Poco a poco, les levanta el ánimo, la esperanza. La experiencia de la oración, habitualmente, es de consolación. El oficio del resucitado es consolar y dar la paz. Cuando hablamos de paz, hemos de entenderla como la suma de todas las bendiciones de Dios al hombre. Cuando Jesús en las apariciones dice a los discípulos “Paz a vosotros”. Les está comunicando todo. Todo lo que Dios quiere darnos queda concentrado en esta palabra: paz. Por esto, en casi todas las apariciones dice “Paz a vosotros”, porque su oficio es consolar, comunicar paz.

Jesús hace como si siguiera más allá y ellos le invitan a quedarse, y acepta quedarse. Jesús siempre acepta  nuestras invitaciones a pasar un rato juntos. Jesús siempre acepta nuestras invitaciones a dialogar un rato... ¿le invitamos? ¿le convidamos?

Lo reconocen al partir el pan. Este partir el pan hace referencia a la fracción del pan que hacemos en la eucaristía, cuando decimos aquello de “Cordero de Dios que quitas...”. Hasta entonces no lo han reconocido, y al partir el pan, lo reconocen. ¿De qué nos habla esto? De la eucaristía como un lugar privilegiado de la manifestación de Cristo Resucitado. Es Cristo Resucitado quien se hace presente en el trocito del pan eucarístico. Entramos en comunión con Cristo Resucitado...,.....


Y todo esto que han vivido: Jesús que camina con ellos, Jesús que dialoga con ellos, Jesús que los ilumina, Jesús que los anima, Jesús que cambia sus corazones, todo esto es expansivo, no se lo pueden quedar para ellos, y van a comunicarlo. Que su experiencia sea nuestra experiencia. 

Francesc Jordana




sábado, 29 de abril de 2017

ESPÍRITU DE INTELIGENCIA EN MARÍA



Mientras que el Verbo Encarnado gozaba ya en la tierra de la visión beatífica, la Madre de Cristo vivió aquí abajo las obscuridades de la fe, obscuridades translucidas, iluminadas todas por los dones del Espíritu Santo y los carismas proféticos necesarios para su misión de Madre de Dios y de los hombres, pero sin la visión beatífica, sin ninguna ciencia angélica que viniese a elevar su ser humano por encima de sus condiciones naturales, a un régimen de pensamiento sin imágenes tal cual les está reservado a los puros espíritus.
El Evangelio nos muestra a la Madre de Jesús escuchando las palabras divinas, observando con atención las cosas, "no comprendiendo" siempre al alcance de los sucesos que se verificaban en torno a ella.
El juego de los dones intelectuales del Espíritu Santo se desarrolló en ella en la más pura línea de la fe.

El Espíritu de inteligencia le hacía penetrar, hasta un grado único, el profundo sentido de todos los misterios de Dios. Ella leía las Sagradas Escrituras con el alma llena de luces mayores que las de Isaías y las de los demás profetas.
Su inteligencia, superior a la de los más grandes genios, pero sobre todo, iluminada directamente por el Espíritu Santo, elevábase sin esfuerzo de lo visible a lo invisible, donde se fijaba la mirada de su fe. ¡Qué luces interiores iluminaban el alma de la Inmaculada! Dios preparaba en ella a la Madre de un Dios Salvador.

M.M. Philipon



viernes, 28 de abril de 2017

NO QUEDÉIS PRISIONEROS DE VUESTROS PROBLEMAS


<<Id al mundo entero>>, fue la última palabra que Jesús dirigió a los suyos, y que sigue dirigiéndonos hoy a todos nosotros. Hay toda una humanidad que espera: personas que han perdido toda esperanza, familias en dificultad, niños abandonados, jóvenes sin futuro alguno, enfermos y ancianos abandonados, ricos hartos de bienes y con el corazón vacío, hombres y mujeres en busca del sentido de la vida, sedientos de lo divino... No os repleguéis en vosotros mismos, no os quedéis prisioneros de vuestros problemas. Estos se resolverán si vais fuera a ayudar a otros a resolver sus problemas y anunciar la Buena Nueva. 

Encontraréis la vida dando la vida, la esperanza dando esperanza, el amor amando.

Francisco





domingo, 23 de abril de 2017

SI NO LO VEO NO LO CREO


El mundo nos dice: “Si no lo veo, no lo creo”. Y Jesús nos dice: “Bienaventurados los que crean si haber visto”. Qué caminos tan diferentes los del mundo y el de Jesús. ¡¡Qué contraste!!

Y aquí estamos nosotros, en el medio: por un lado, un mundo que se va secularizando. Secularizado quiere decir que la sociedad ha perdido el sentido de lo sagrado. Las cosas religiosas no le dicen nada. Y, por otro, Jesús que hoy nos envía al mundo tal y como el Padre le ha enviado a Él. ¿De qué lado estamos más  cerca?

“Si no lo veo no lo creo” ¿Es que el ciego no cree en el sol porque no lo puede ver?... ¿eh que no?... El ciego cree en el sol a pesar de que no lo ve, porque lo siente, palpa los signos de su presencia, lo experimenta. Igual nosotros con Dios. No lo vemos, pero, lo sentimos, lo experimentamos vivo en nuestra vida. Por esto, creemos sin haberlo visto. ¿¿Es que sólo existe lo que es asequible a los sentidos??  La felicidad, el amor, la confianza, tampoco podemos detectarlas con los sentidos, pero, son realidades fundamentales para  nuestra vida. Por esto, hemos de tener claro, como decía el Principito, que “lo esencial es invisible a los ojos”.

Ninguno de nosotros ha visto a Cristo resucitado, como hoy lo ven los discípulos. Pero, lo hemos visto manifestarse en nuestra vida, en nuestra historia. Si no, no estaríamos hoy aquí.

Un día le pregunté a mi sobrina mayor: ¿por qué crees en Dios? Y ella me manifestó que en unos hechos de  su vida había visto cómo Dios se manifestaba. ¡¡Bien!!

¿Por qué crees en Dios? ¿Por una idea, porque te lo han enseñado, por tradición? ¡¡No!! ¡Crees en Dios porque se ha manifestado en un acontecimiento, o en diversos, de  tu vida! Como el Pueblo de Israel. Creen en Dios al ser liberados de la esclavitud del faraón. No son ideas, son hechos de vida.

¿Por qué creo en Cristo Resucitado? Porque lo he visto manifestarse en mi vida.

El mundo tiene fuerza, mucha, tiene mucha capacidad de generar dudas, pero, si estamos arraigados en Cristo y en la comunidad, ¡¡nada nos puede!!

Vivamos la primera lectura y las dudas desaparecerán de nuestra vida, y, en nosotros se cumplirá la promesa de Jesús, ¡¡seremos felices!! (“Bienaventurados los que crean sin haber visto”). ¿Qué hacían en la primera lectura?:

“perseveraban en la enseñanza de los apóstoles”, traducido al siglo XXI, formarse. Cada uno sabrá por qué medios (libros de lectura espiritual, grupo de estudio del evangelio, grupo de vida creciente, diálogos en familia, director espiritual, convivencias,...) El medio que sea, pero, es necesario formarse, y hacerlo siempre... Siempre nos hace falta formación. Yo mismo, este lunes y martes, tengo un curso en el obispado...

“tenían todo en común”, traducido al siglo XXI, estar dispuesto a compartir los bienes, tener una actitud de desprendimiento, somos administradores de los bienes que Dios nos ha dado, no son míos. ¡¡Me pedirán cuentas del uso que haga!!

“partían el pan en las casas”. En los inicios a la eucaristía, se le llamaba “fracció panis”, “fracción del pan”. Traducido al siglo XXI, reunirse para participar de la eucaristía. ¡¡No para estar!! , sino, para participar!! ¡¡No hagamos un teatro donde sois observadores!! Estáis implicados exteriormente e interiormente en todo lo que celebramos en cada momento.

“alababan a Dios”, sin oración personal no hay plegaria comunitaria, ni nada de lo que hemos dicho. Todo parte del encuentro personal con Cristo, ¡con un Cristo vivo, auténtico y resucitado!, que cambia tu vida, la hace diferente.

Que en estos días, el Señor pase por nuestras vidas y encuentre puertas abiertas, encuentre en nosotros todo aquello que encontró en las primeras comunidades cristianas, para poder entrar y renovar nuestras vidas.


Francesc Jordana
















sábado, 22 de abril de 2017

ESPÍRITU DE FORTALEZA EN MARÍA


Dos tipos fundamentales de fortaleza aparecen en María: el heroísmo de la fidelidad absoluta a los más humildes deberes cotidianos y el heroísmo de las grandes acciones.
La "Virgen fiel" no dejó de cumplir nunca ni el más mínimo deber inherente a su estado. Jamás cometió la menor falta moral la Madre de Dios.
En ella, todo ocurría por dentro, en las honduras de su unión con todo el misterio de Cristo.
Las pruebas exteriores que padeció en su vida, aparentemente igual que la de cualquier otra mujer, no son sino débiles indicios, sin proporción con el drama espiritual que se desarrollaba incesantemente en su corazón.
Jamás murmuró María, ni se mostró indecisa y perpleja: la Virgen del "hágase" estaba siempre dispuesta a cumplir la voluntad de Dios, sin rehusarle nada. Fiel en todo, hasta la menor tilde, se adhería con invencible firmeza al querer divino, vislumbrándolo en la fe.

El Calvario fue la respuesta más heroica de su corazón de Madre, en la ofrenda total, sin reservas, de su Hijo amadísimo , como rescate por todos los pecados de los hombres, sin aspavientos de dolor, sin debilidades, con la valentía y el gozo de un sacrificio salvador, síntesis sublime de la fortaleza cristiana, que hizo de ella, bajo la acción del Espíritu Santo, la "Reina de los mártires".

El Gólgota ha quedado en la historia de los hombres, como la manifestación suprema del Espíritu de fortaleza que animaba a Cristo y a su Madre, como el signo de un inmenso amor redentor que se alberga también, a imitación suya, en las almas de los santos.

Fuente: Los Dones del Espíritu Santo (M.M. Philipon)




viernes, 21 de abril de 2017

ORACIÓN DEL SANTO PADRE PARA LOS JOVENES





Señor Jesús, tu Iglesia en camino hacia el Sínodo dirige su mirada a todos los jóvenes del mundo. Te pedimos para que con audacia se hagan cargo de la propia vida, vean las cosas más hermosas y profundas y conserven siempre el corazón libre. Acompañados por guías sapientes y generosos, ayúdalos a responder a la llamada que Tú diriges a cada uno de ellos, para realizar el propio proyecto de vida y alcanzar la felicidad. Mantén abiertos sus corazones a los grandes sueños y haz que estén atentos al bien de los hermanos. Como el Discípulo amado, estén también ellos al pie de la Cruz para acoger a tu Madre, recibiéndola de Ti como un don. Sean testigos de la Resurrección y sepan reconocerte vivo junto a ellos anunciando con alegría que tú eres el Señor. Amén.





miércoles, 19 de abril de 2017

INVOCA AL ESPÍRITU SANTO, CON LA ORACIÓN DE SAN JUAN PABLO II



Espíritu Santo, dulce huésped del alma, muéstranos el sentido profundo del gran Jubileo y prepara nuestro espíritu para celebrarlo con la fe, en la esperanza que no defrauda, en la caridad que no espera recompensa.

Espíritu de verdad, que conoces las profundidades de Dios, memoria y profecía de la Iglesia, dirige la Humanidad para que reconozca en Jesús de Nazaret el Señor de la gloria, el Salvador del mundo, la culminación de la Historia.

Ven, Espíritu de amor y de paz.

Espíritu creador, misterioso artífice del Reino, guía la Iglesia con la fuerza de tus santos dones para cruzar con valentía el umbral del nuevo milenio y llevar a las generaciones venideras la luz de la Palabra que salva.

Espíritu de santidad, aliento divino que mueve el universo, ven y renueva la faz de la tierra. Suscita en los cristianos el deseo de la plena unidad, para ser verdaderamente en el mundo signo e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad del género humano.

Ven, Espíritu de amor y de paz.

Espíritu de comunión, alma y sostén de la Iglesia, haz que la riqueza de los carismas y ministerios contribuya a la unidad del Cuerpo de Cristo, y que los laicos, los consagrados y los ministros ordenados colaboren juntos en la edificación del único Reino de Dios.

Espíritu de consuelo, fuente inagotable de gozo y de paz, suscita solidaridad para con los necesitados, da a los enfermos el aliento necesario, infunde confianza y esperanza en los que sufren, acrecienta en todos el compromiso por un mundo mejor.

Ven, Espíritu de amor y de paz.

Espíritu de sabiduría, que iluminas la mente y el corazón, orienta el camino de la ciencia y la técnica al servicio de la vida, de la justicia y de la paz. Haz fecundo el diálogo con los miembros de otras religiones. y que las diversas culturas se abran a los valores del Evangelio.

Espíritu de vida, por el cual el Verbo se hizo carne en el seno de la Virgen, mujer del silencio y de la escucha, haznos dóciles a las muestras de tu amor y siempre dispuestos a acoger los signos de los tiempos que Tú pones en el curso de la Historia.

Ven, Espíritu de amor y de paz.

A Ti, Espíritu de amor, junto con el Padre omnipotente y el Hijo unigénito, alabanza, honor y gloria por los siglos de los siglos.

San Juan Pablo II   (Fuente: Píldoras de fe)







lunes, 17 de abril de 2017

¿PASCUA?




Nada necesita tanto nuestro mundo de hoy como entender y hacer vida propia la resurrección. Nada iluminará tanto nuestras pobres vidas. Bonhoeffer lo dijo con un texto emocionante:



¿Pascua? Nos preocupamos más del morir que de la muerte. Concedemos mayor importancia a la manera de morir que al modo de vencer la muerte. Sócrates supo morir, Cristo venció a la muerte como <<el último enemigo>>. Saber morir no significa vencer a la muerte. Saber morir pertenece al campo de las posibilidades humanas, mientras que la victoria sobre la muerte tiene un nombre: resurrección. No será el <<ars amandi>> sino la resurrección de Cristo lo que dará un nuevo viento que purifique el mundo actual. Aquí es donde se halla la respuesta al  <<dame un punto de apoyo y levantaré el mundo>>. Si algunos hombres creyeran realmente esto y se dejaran guiar así en su actuación terrestre, muchas cosas cambiarían. Porque la Pascua significa vivir a partir de la resurrección. ¿No te parece que la mayor parte de los hombres ignoran de que viven en el fondo?






domingo, 16 de abril de 2017

¿COMO NO SER FELIZ?




Todo lo que hemos vivido estos días, es una locura, un grandísimo don de Dios, una cosa increíble, pero sin resurrección, nada de nada.

Sin resurrección no venceríamos la muerte. Todo acabaría en la muerte y, Sartre, tendría razón “Todo es absurdo”. Sin resurrección, Jesús no podría comunicar el Espíritu Santo, y, por tanto, no tendríamos su fuerza para vivir lo que nos propone. El evangelio, habría quedado en una utopía, imposible de alcanzar.

La resurrección hace posible el cristianismo, la propuesta cristiana. Por esto, forma parte de los misterios centrales de la vida de Jesús: encarnación, pasión, muerte y resurrección.

Decía que todo lo que hemos vivido estos días, es una locura, un grandísimo don de Dios, vale la pena hacer memoria:
Jesús, Dios, se ha quedado con nosotros en el pan y en el vino de la Eucaristía, y como el Buen Pastor, hace camino con nosotros, nunca nos deja solos. ¡Locura de amor! ¡Qué don de Dios! ¿Cómo no ser feliz?
Jesús, Dios, ha muerto por nosotros, por cada uno de nosotros. ¡Locura de amor! ¡Qué don de Dios! ¿Cómo no ser feliz?

Jesús, Dios, nos ha comunicado su Espíritu. ¡¡El Espíritu de Jesús habita en nosotros!! ¡¡Estamos habitados por Dios!! ¡¡Dios está en nosotros!! ¡¡Qué locura!! ¡Qué don de Dios! ¿Cómo no ser feliz?

Y la presencia del Espíritu del Hijo en nosotros, nos hace hijos de Dios. ¡¡Hijos de Dios!! ¡Qué honor! ¡Qué dignidad! Qué experiencia creernos verdaderamente hijos de Dios. ¡Locura de amor! ¡Qué don de Dios! ¿Cómo no ser feliz?

Jesús, Dios, nos ha mostrado que Dios es un padre. Los judíos no podían por respeto ni pronunciar el nombre de Dios. Llega Jesús y se refiere a Él como Padre, “papa””abba”. Y, así nos enseña a tratarlo como Padre entrañable y cercano. ¡¡Qué locura!! ¡Qué don de Dios! ¿Cómo no ser feliz?

Jesús, Dios, con sus enseñanzas, nos abre el camino de la vida verdadera. Estamos hechos para amar, y sólo amando somos felices. Y todas sus palabras, todas  sus enseñanzas, todas sus parábolas, todos sus gestos, llevan a amar a Dios y al prójimo. Y con sus enseñanzas y con su Palabra nos ilumina el camino de la vida. ¡Locura de amor! ¡Qué don de Dios! ¿Cómo no ser feliz?

¡¡Cuánta belleza!! ¡¡No hay belleza igual!!
¡Cuánta locura!
¡Cuánto amor de Dios!
¡Cuánto don de Dios!
¡¡Cuántas posibilidades de ser felices!!

Si estas realidades fueran contempladas, vividas por nosotros, ¡¡imposible no ser felices!! ¡¡Imposible!!

El don de Dios siempre comporta la respuesta del hombre. De nosotros depende de que todo esto se quede en una teoría preciosa o en una realidad vivida.

Podríamos decir que todas estas realidades son “ya sí, pero, todavía no”. “Ya sí”: ya están a nuestro alcance, ya Dios las ofrece. “Pero, todavía no”: nosotros no hemos hecho el paso, el acercamiento, no nos hemos determinado a dejar que Dios sea Dios en nuestra vida. Y vamos haciendo... “ya sí, pero, todavía no”...

¿Si viviéramos todo esto, seríamos sólo cuatrocientas personas en nuestra comunidad, en un pueblo de dieciocho mil habitantes?...


Que su locura, su don, entren en nuestra vida, para ser realmente felices y hacer felices a los demás. ¡¡Porque Dios nos ha creado para ser felices!!

FRANCESC JORDANA




sábado, 15 de abril de 2017

LA SOLEDAD DE MARÍA



El Sábado Santo es el día en que la Iglesia contempla el "descanso" de Cristo en la tumba después de la victoriosa lucha de la cruz. La Iglesia, una vez más, se identifica con María: toda su fe es recogida en Ella, la primera y perfecta creyente. En la oscuridad que envuelve la creación, Ella permanece sola teniendo encendida la llama de la fe, esperando contra cualquier esperanza en la la Resurrección de Jesús. En la gran Vigilia Pascual, celebramos a Cristo resucitado, centro y final del cosmos y de la historia; estamos despiertos llenos de esperanza esperando su regreso, cuando la Pascua tendrá su plena manifestación. A veces la oscuridad de la noche parece penetrar en el alma; a veces pensamos: "Ya no hay nada que hacer", y el corazón no encuentra la fuerza para amar. Pero precisamente en esa oscuridad Cristo enciende el fuego del amor de Dios: La piedra del dolor se ha volcado dejando espacio a la esperanza. ¡Este es el gran misterio de la Pascua! En esta noche santa la Iglesia nos entrega la luz del resucitado, para que en nosotros esté la esperanza de quien se abre a un presente lleno de futuro: Cristo ha vencido y nosotros con Él.

Papa Francisco



viernes, 14 de abril de 2017

TODO ESTÁ CONSUMADO



Estaban al mismo tiempo junto a la Cruz de Jesús su Madre y la prima de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Habiendo mirado, pues, Jesús a su Madre, y al discípulo que Él amaba, el cual estaba allí, dice a su Madre:
Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dice al discípulo: Ahí tienes a tu Madre. Y desde aquella hora la tomó el discípulo como a suya. Después de esto, sabiendo Jesús que todo estaba consumado, para que se cumpliese la Escritura dijo: Tengo sed. Había allí un vaso lleno de vinagre. Los soldados, pues, empapando en vinagre una esponja y sujetándola a una caña de hisopo, la aplicaron a su boca. Jesús, luego que chupó el vinagre, dijo: Todo está consumado. E inclinando la cabeza, entregó su espíritu.



jueves, 13 de abril de 2017

VERDAD, MISERICORDIA Y ALEGRÍA....TRES GRACIAS INSEPARABLES DEL EVANGELIO


En la misa más íntima de cada obispo con los sacerdotes de su diócesis, el Papa Francisco ha insistido el jueves a los de Roma que «al igual que Jesús, el sacerdote hace alegre el anuncio con toda su persona, hace alegre el anuncio con todo su ser. Precisamente con los detalles más pequeños, los que mejor contienen y comunican la alegría».
La misa de la mañana del Jueves Santo tiene un sabor especial, pues los sacerdotes renuevan ante el obispo las promesas que hicieron el día de su ordenación. Se llama misa Crismal porque incluye la bendición de los santos óleos que servirán a lo largo del año para impartir los sacramentos de la confirmación, la unción de enfermos y la ordenación sacerdotal. Por la tarde, en cambio, se celebran los oficios de Jueves Santo, que incluyen el lavado de los pies rememorando la Última Cena de Jesús y la institución de la Eucaristía.
Durante la misa de la mañana en la basílica de San Pedro con centenares de sacerdotes, así como docenas de cardenales y obispos, el Papa ha ido a un punto central recordando que la palabra «Evangelio» significa «buena noticia» y contiene «algo que cohesiona en si todo lo demás: la alegría del Evangelio».

La primera alegría de ese anuncio la manifestó María en el canto del «Magníficat» y la experimentó después otra mujer también embarazada cuando el encuentro entre ambas «hizo saltar de gozo a Juan en el seno de su madre Isabel».

Recordando, en expresión de Pablo VI, «la dulce y confortadora tarea de evangelizar», el Papa ha dicho con fuerza a los sacerdotes «que nadie intente separar estas tres gracias del Evangelio: su Verdad —no negociable—, su Misericordia —incondicional con todos los pecadores— y su Alegría —íntima e inclusiva— ».
En una homilía dirigida en realidad a los sacerdotes de todo el mundo, Francisco ha insistido en que el sacerdote, «cuando predica la homilía -breve en lo posible- lo hace con una alegría que traspasa el corazón de su gente». Aunque incluye pasajes duros, el Evangelio es esencialmente alegre, y no se puede traicionar con presentaciones recriminatorias, amargadas, negativas o tristes.
El Papa ha añadido que «las alegrías del Evangelio —lo digo ahora en plural, porque son muchas y variadas, según el Espíritu tiene a bien comunicar en cada época, a cada persona— son alegrías especiales, y vienen en odres nuevos», como por ejemplo el milagro de las bodas de Caná.
En un largo comentario a ese primer milagro de Jesús, la conversión de agua en vino, Francisco ha hecho notar que María habría animado a los sirvientes a «llenar las tinajas de piedra hasta el borde», para que resultase más vino, y ha subrayado que «sin la Virgen no podemos ir adelante en nuestro sacerdocio», un servicio en el que es necesario «superar la tentación del miedo, de no animarnos a ser llenados hasta el borde. ¡Tened el valor de llenaros hasta el borde, e incluso más!».
La entrega de los sacerdotes a los fieles debe tener rasgos como los de Madre Teresa, a quien «Él llamo y le dijo ‘Tengo sed’, y ella con su sonrisa y su modo de tocar con las manos las heridas llevo la Buena Noticia a todos. Las caricias sacerdotales a los enfermos… El sacerdote es el hombre de la ternura».
La evangelización, sobre todo a los más pobres, debe hacerse «de modo respetuoso y humilde hasta la humillación. La evangelización no puede ser presuntuosa» sino llena de una «mansa integridad que da alegría a los pobres, reanima a los pecadores y hace respirar a los oprimidos por el demonio».





EL MISTERIO DE LA SAGRADA CENA




Todo el misterio de Jesús está condensado en la sagrada Cena; renovarla no significa, como ocurría en la renovación de los antiguos sacrificios , completar su insuficiencia  o remediar su mediocridad, sino manifestar su inmensidad, testificar su unidad, prestar materia a su aplicación. En la sagrada Cena no se trata de la sombra de los bienes que han de venir, sino de sustanciales ya presentes. Tenemos al pontífice que nos introduce en su mesa, desde ahora siempre preparada; lo tenemos esencialmente presente; por su sacrificio se convierte en nuestro rescate y, por la comunión, en nuestro alimento. Este banquete se perpetuará sobre la tierra mientras dure la Iglesia. Es el banquete de los tiempos mesiánicos, el anuncio del festín del cielo, da la vida eterna y prepara al hombre para gustar a Dios.

Bernard




lunes, 10 de abril de 2017

TESTIMONIOS DE LOS ÚLTIMOS EJERCICIOS ESPIRITUALES


En estos EE, me he fijado en el daño que podemos hacer con la lengua. Me lo tengo que mirar y mejorar.


Las circunstancias me han traído. Los EE han sido una preparación a los días que van a venir. Me gustaría vivir la Semana Santa desde el Corazón de María.


Me han tocado estos EE. He aprendido a conocer a Dios. Quiero hacer oración para seguir avanzando.



Hice EE con los jesuitas, otros años. Aquí también se hace mucha referencia a San Ignacio. Encontré que se insiste mucho en la parte afectiva. No solo intelectual. Me ha dado paz. He revisado momentos de mi vida y me ha dado paz.


“Comulgar a la Virgen”. No lo había pensado. Es una idea que me ha gustado.


He visto que el P Vallet decía: “Hay que colaborar con las parroquias”. Lo veo muy importante. Vine a un retiro y me encontré con EE, y de San Ignacio. Me gustó el enfoque. El Padre fue un buen instrumento. Estoy gratamente sorprendido.


Me hicieron ilusión estos días. Necesito analizarlos, llevarlos a la práctica y compartirlos con los demás.
Es la primera vez que hago EE. Estoy gratamente sorprendida.


Venía cansada. Para no caer en un activismo religioso, es necesario una parada, beber a fuentes espirituales. Confrontar mi fe, mi oración con la de la cananea, como lo sugirió el Padre, fue lo más provechoso para mí. Jesús le concede todo por su fe.

He encontrado lo que necesitaba.
He venido con la casa desordenada. Me la han ordenado y me voy con la casa ordenada y limpia.

Tengo problemas en concentrarme. Voy aprendiendo. Los ejemplos de la cananea y de la madre de San Agustín me han confortado. Hoy, la reflexión sobre la Virgen me ha sorprendido. Me creía devota de la Virgen, y he aprendido mucho.


Venía estresada. Me gustó el silencio. Estoy pidiendo una conversión profunda. Sé que el Señor me dará todo lo que le pido, cuando Él quiera.

Me han gustado mucho estoy días. Agradezco que me hayan pedido colaborar.
Venía derrotada. Quería algo para descansar.. Estuvimos mejor que en el balneario: con paz, silencio. Pude encontrarme a mí, y al Señor.

Son mis primeros EE desde el cole. Me han ido muy bien. Fueron cortos. Hubiera continuado más.
La oración al Espíritu Santo me ha encantado. Me he llenado de Dios a rebosar. Ahora vamos a rebosar a los demás lo que hemos recibido.

Las reflexiones sobre María me han sorprendido. Qué ejemplo más estupendo.



Viví esta cuaresma como en un desierto lejos de Dios. En los EE, entendí que Jesús me llama como soy. Él está siempre, aunque estoy lejos. Aprendí a apreciar el desierto: es el lugar de reencuentro con Él, para enamorarme de Él.

Me ha costado venir, pero me ha ido muy bien. Vi lo que me sobra. Me ha ayudado a vaciarme de lo que me sobra.
Dios ha ido obrando en mí, a pesar de la fatiga. Descubrí a María, como alguien vivo, que vive a mi lado. Contemplé el abrazo del Padre al Hijo pródigo.

Me he reafirmado en la idea que sin la gracia de Dios, no podemos nada. En el vía crucis, estaba con la cruz. Estaba con Jesús crucificado, con María, con mi mujer difunta. Fue una gracia y un gozo.


He venido cansado. Los EE fueron una experiencia abrumadora. Vine pidiendo poder guardar en mi corazón cosas vividas. Espero que la gracia me ayude.

Tenía ganas de venir. Saqué herramientas para mejorar. Lo que te molesta en los demás, los otros lo pueden ver en ti.
Llegué mal, con una semana loca, y estrés acumulado. Fue llegar aquí y cambiar la perspectiva. Veros rezar me hizo mucho bien. Fue un oasis. He estado disfrutando. Tomé notas que iré trabajando. No pensaba que sería tan provechoso.


Salgo muy descansada. El ambiente da vida. Venía desorientada. Me costó concentrarme. Pero luego, lo pude hacer. Me encantó la charla sobre la Virgen y la oración al Espíritu Santo. 





domingo, 9 de abril de 2017

¿¿QUE NO NOS DARÁ?? ¡¡NOS LO DARÁ TODO!!





¡¡Cristo ha muerto por ti!! ¡¡Todo esto que hemos oído ha sido por ti!! Increíble, pero es así. 

San Pablo que no conoció a Jesús dijo: “... vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí”.

También los teólogos católicos lo han dicho: Es un gran misterio, pero, es así: cuando Jesús sufría la pasión, nos tenía presente en su corazón. ¡¡Qué gran misterio!! ¿Cómo puede ser humanamente hablando? no lo podemos entender. Pero, como que Jesús es Dios, sabemos que se posible, y que fue así.

A partir de este hecho, Cristo ha muerto por ti, tres implicaciones: implicaciones hacia Dios, implicaciones hacia uno mismo, implicaciones hacia los demás.

Implicaciones hacia Dios: Cuando alguien te hace un favor ¿qué dices? Gracias. Cuando alguien te hace un grandisimo favor ¿qué dices? ¡¡Muuchas gracias!! Cuando alguien te hace el favor más grande del mundo, de tu vida ¿qué dices? No tenemos palabras, nuestras pobres palabras no llegan a expresar toda la gratitud que sentimos.

Primera tarea estos días: dar gracias. Demos muchas gracias a Jesús por morir por nosotros.

Seguimos... (atención niños, pregunta un poco difícil) Si Dios, nuestro Padre nos ha dado su Hijo, ¿¿qué no nos dará?? ¡Nos lo dará todo! Lo que Jesús nos quiere dar es tan grande que valía la pena dejarse matar siendo el Hijo de Dios... y, esto nos ha de llevar a una cosa que empieza con “c”... 

Cuando una persona te da muchas cosas buenas, te da todo lo que necesitas, tu …“c”, confías... ¡¡Confianza!!

Segunda tarea para estos días: confiar. Confiamos en Dios... si el Padre nos da el Hijo ¿qué no nos dará?

Implicaciones hacia uno mismo de que Cristo ha muerto por ti. Lo sabes muy bien, pero, ¡¡no es suficiente!! Lo tienes en la cabeza, como una idea. Pero, te lanzo un reto... lo has de experimentar, ¡¡de la cabeza ha de bajar al corazón!! Has de experimentarlo, has de vivirlo. ¿¿Cómo?? Depende de la edad que tengas:
Si eres un niño: leer bíblia infantil, los textos de la pasión de Jesús. Ven al vía crucis, viernes, 21 horas, y, después, a la vigilia joven que haremos.
Si eres un adolescente: participando de las convivencias de Semana Santa, que empiezan mañana y, que todavía te puedes apuntar. Y también ven al vía crucis, viernes, 21 horas, y, a la vigilia joven que haremos.
Si eres un adulto: participando del oficio y, rezando estos días, mucho más de lo que es habitual.

Segunda implicación de cara a ti mismo de que Cristo ha muerto por ti: Él ha dado por ti su vida en la cruz... ¿y tú? ¿Y tú qué haces por Él? Todo lo que hemos leído en la pasión, lo ha hecho por ti... ¿tú qué haces por Él? Has de responder a este amor.

Dos tareas: pasar la idea al corazón y responder a su amor. Más las dos de antes: ser agradecidos y confiar.

Implicaciones hacia los demás de que Jesús ha muerto por ti y por el otro. Imaginaros un compañero del colegio que no te cae demasiado bien... pero, al volver de Semana Santa, cuando lo miras piensas: Jesús ha muerto por Él... ¿Qué pasa? Lo miras de otra manera...

Hemos de descubrir en el hermano, la sangre vertida de Cristo. Cristo ha muerto por él. Es digno de ser amado. El aprecio al otro, no viene porque sea simpático, o por las cosas que tiene, la estimación al otro viene que Dios, Cristo, le ama y ha muerto por él. El otro, también es hijo de Dios, com yo, ¡¡por eso somos hermanos!!

Por esto, nunca podemos criticar, ni insultar, ni menospreciar,... los demás son amadísimos de Dios. Son imagen de Dios. Dios habita en ellos, como habita en nosotros. Menospreciarlos es menospreciar a Dios mismo.

Amar al otro, es amar a Dios y, despreciar al otro, es despreciar a Dios. Abrazar al hermano es abrazar a Dios.

La tarea, es cambiar la mirada: cuando miro al otro, pienso que Cristo ha muerto por él.

Ya véis que para esta Semana Santa, tenemos unos deberes: agradecer, confiar, experimentar que Dios me ama, responder a su amor, y mirar de otra manera. 

Francesc Jordana









sábado, 8 de abril de 2017

POR FAVOR, PASA ESTE MENSAJE AL MUNDO......COMPÁRTELO Y COLABORA!!!


Nunca habíamos tenido tanta inseguridad en el día a día, un mundo azotado  POR LA OPRESIÓN DE ALGUNOS  GOBERNANTES con tanto narco, sicariato, corrupción, inseguridad e inmoralidad, violencia, abuso y miedo para el futuro de nuestros jóvenes y niños.

Te comparto una Idea Sensacional y  Extraordinaria:

Durante la Segunda  Guerra Mundial, UN  CONSEJERO del Primer ministro  Sir Winston Churchill, organizó a un  grupo de personas para que a una hora determinada todas las noches pararan un momento  lo que estuvieran  haciendo para orar en forma colectiva por  la paz, la seguridad y las personas de  Inglaterra.

Así lo hicieron todos los días y la ciudad se quedaba como "en pausa", era tal la fuerza de la oración! 
Tuvo un efecto tan  asombroso porque en poco tiempo el bombardeo  terminó!!!.

Un grupo de  personas estamos  organizándonos para invitar a todos vosotros:

España 20:00 hrs.                      Islas Canarias 19:00 hrs
Costarricenses 24h0s.               Colombianos 23hs.
Nicaragüenses 24hs.                  Ecuatorianos  23hs.
Guatemaltecos 24hs.                 Mexicanos 24hs.
Panameños 23hs.                       Hondureños 22hs.
Salvadoreños 24hs.                    Venezolanos 22hs.
Uruguayos 21hs.                         Paraguayos 21hs.
Brasileños 22hs.                         Argentinos 21hs.
Chilenos 21hs.....

y todas todas las diversas nacionalidades del mundo a orar durante un minuto todas las noches a la hora indicada para cada país, por nuestros países por  la seguridad de sus habitantes para eliminar todos estos flagelos que nos oprimen y angustian,  y que Dios sea quien guíe las decisiones de nuestros gobernantes.


Por favor te pido unirte a esta campaña. DETENGAMOS  UN MOMENTO TODOS LOS DIAS lo que estemos  haciendo   A LAS horas mencionadas en cada país POR UN MINUTO, pidamos POR  LA PAZ EN EL MUNDO, para que se terminen los  conflictos y regrese la tranquilidad a todas las naciones en el mundo y las  familias busquen a Dios que es el único seguro de vida y salvación.

Si entendiéramos  el enorme poder de la oración, nos quedaríamos  asombrados!!!

Ojalá puedas reenviar esta petición a tus contactos para lograr UN MILAGRO con nuestra ORACIÓN  
Comprometete  con tus hijos, familiares y amigos a hacer fuerte está leve plegaria, Dios todo lo oye, todo lo ve. Que sonría al vernos Unidos.




PROMESA DE JESUS:
"Donde  hayan dos  o más reunidos  en MI nombre ahí estaré YO en medio de ellos"
Mateo 18:20 



NO OLVIDES UN MINUTO DE SUPLICA ARDIENTE A DIOS A La hora mencionada según tu país TODOS LOS DIAS...puedes ayudarte con una alarma o recordatorio diario así no se nos olvida
¡¡Pasa este mensaje al mundo!!