sábado, 23 de abril de 2016

VISITA DE MARÍA A UN RELIGIOSO MORIBUNDO


Refiere el P. Engelgrave que un religioso vivía tan atormentado por los escrúpulos, que a veces estaba casi al borde de la desesperación; pero como era devotísimo de la Virgen de los Dolores, recurría siempre a ella en sus luchas espirituales y contemplando sus dolores se sentía reconfortado.

Le llegó la hora de la muerte y, entonces, el demonio le acosaba más que nunca con sus escrúpulos y lo tentaba de desesperación.

Cuando he aquí que la piadosa Madre, viendo a su pobre hijo tan angustiado, se le apareció y le dijo: ¿Y tú hijo mío, te consumes de angustias cuando en mis dolores tantas 
veces me has consolado? Hijo mío, ¿por qué te entristeces tanto y estás lleno de temor,  que no has hecho más que consolarme con tu compasión de mis dolores? 
Jesús me manda para que te consuele; así que ánimo, llénate de alegría y ven conmigo al paraíso.

Y al decir esto el devoto religioso, lleno de consuelo y confianza, plácidamente expiró.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad