La emocionante llamada.




El aborto en caso de violación lleva semanas convertido en tema de debate político y mediático en Estados Unidos a raíz de las desafortunadas, pero también malinterpretadas declaraciones del congresista Todd Akin, al responder a preguntas de un periodista sobre el aborto en caso de violación. Akin habló de violación "legítima", y tras la polémica suscitada se disculpó, explicando lo que el contexto evidenciaba: que no había querido usar esa palabra en su sentido de "justificada" o "auténtica". Precisamente su respuesta argumentaba, entrando en la materia por la que le interrogaban, que "hay que castigar al violador, no al niño".



Le daría un puñetazo
Ken contó su caso: él había crecido en una familia de adopción, y no conoció a su madre hasta que tuvo 30 años. Cuando la localizó, supo las circunstancais de su nacimiento.

"Cuando ella tenía 15 años, la golpearon con un bate de béisbol y la violaron. Entonces acudió a una institución católica de caridad y me tuvo a mí, tomó la valiente decisión de conservarme... de dejarme vivir. Luego fui adoptado. Llevo quince años casado, tengo tres hijos... y quisiera hablar en nombre de los que no tienen voz", dijo Ken, quebrándosele la voz con esta última frase.

"Se me revuelve el estómago cuando oigo hablar de violación, porque es algo horrible", continuó luego Ken, más tranquilo: "Mi madre no quiso decirme el nombre de mi padre, porque él amenazó con matarla si decía algo alguna vez".

"Si alguna vez me lo encontrase", añadió, "creo que lo primero que haría sería darle un puñetazo. La violación es espantosa, pero lo que quiero decir a las mujeres que nos estén escuchando es lo siguiente: puedes coger eso tan terrible que han hecho contigo y sacar algo bueno de ello. Ese algo soy yo".

De nuevo a Ken se le había quebrado la voz, pero siguió contando que tras conocer a su madre biológica ha mantenido la relación con ella y también con su marido y sus hijos, además de celebrar las bodas de oro de sus padres adoptivos. Admira a su madre biológica por cómo rehizo su vida: "Fue un periodo muy duro en su vida, se sacrificó mucho, y logró superar ese dolor que había entrado en su vida".

El mensaje de Ken
Por su parte, cuando conoció la totalidad de su vida, Ken hizo la promesa de adoptar un niño, en agradecimiento a lo que le había permitido a él salir adelante. Y así lo ha hecho.

En cuanto al aborto, su mensaje es el siguiente: los niños concebidos durante una violación son tan "reales" como cualesquiera otros. "Estoy cansado de que la gente trate a esos niños como si no fuesen nada. Y pueden nacer, pueden crecer, pueden llegar a tener una vida extraordinaria", concluyó Ken. Puede escuchar a continuación sus palabras completas (en inglés.)

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

¿QUIÉN DEFIENDE AL OBISPO NOVELL ? PILAR RAHOLA....GRANDE!!

BODA EN NUESTRA CASA!!! ROBERT Y CARME