jueves, 23 de junio de 2016

SI SUFRIMOS, CON EL TAMBIÉN REINAREMOS

Si hay una lección que podemos aprender de la Pasión, es que Jesucristo sabe cómo aguantar una bofetada y más. Cuando le arrebataron sus ropas y lo vistieron con una garra púrpura sucia no se dejó caer con el primer golpe, aguanto eso y muchas horas más de vejaciones. 

Continua a nuestro lado, cumpliendo con su promesa de que estaría con nosotros y con su Iglesia «hasta la consumación del siglo» (Mateo 28, 20).


Los fieles de los últimos tiempos están llamados a acompañar a Jesucristo en su tabernáculo, imitando a la Santísima Virgen y a san Juan que permanecieron al pie de la cruz en medio del desorden y el sacrilegio. Su ejemplo es una pauta para todos los verdaderos apóstoles de los últimos tiempos. Nuestra vocación como cristianos es caminar con Él y en Él y compartir su cruz, para así poder compartir algún día en su resurrección, según san Pablo: «Si sufrimos, con Él también reinaremos» (2 Timoteo 2, 12). Que sea este, entonces, nuestro justo propósito, conscientes de que este camino real de la cruz nos llevará directamente al Reino de los Cielos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad