domingo, 1 de mayo de 2016

ORACIÓN DEL TRABAJADOR

Hoy te pido una paga diferente:
Acuérdate del que sufre en el trabajo,
del que está explotado
y sobre todo del que no lo tiene.

Recuérdame para qué trabajo,
la suerte que tengo
y Quién es mi jefe.

Ayúdame a verte en los compañeros
-en los buenos y en los no tan buenos-,
a sentirte en la rutina
y a no perder la ilusión.

Tú, que trabajaste como carpintero
-con silencio y mucho sudor-,
haz que mi trabajo
también sea Reino de Dios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad