martes, 3 de mayo de 2016

HOY CUMPLIMOS AÑOS !!


 "SON TODAS LAS QUE ESTÁN, PERO NO ESTÁN TODAS LAS QUE SON" 


  3 de mayo 1928, la muerte en el alma y con vestido de fiesta, como para ir a una boda, el P. Vallet abandona la Compañía de Jesús que amaba como a una Madre para lanzarse a esta aventura de la Fundación de los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey. Y qué aventura....!!!!!!!!
  La llamada había sido clara y contundente unos meses antes :"Fundaras una Congregación para extender la Obra de los Ejercicios por toda la tierra"

 Y hoy celebramos con alegría inmensa y llena de gratitud hacia nuestro Padre este aniversario, en el cual tenemos costumbre de renovar nuestros votos de castidad, pobreza y obediencia al servicio del  Reino, seducidos por nuestro Cristo en todo amado y preferido.
   En este ambiente de gozo os compartimos algunos textos que manifiestan la grandeza de nuestro padre Fundador y lo que quería de estas Congregaciones que engendro.

Siempre he tenido las pruebas las más inconcebibles de la misericordia más tierna para mí, de mi Dios y de su Hijo y de la Stma. Virgen y de los Santos Ángeles.
Y esta esperanza en Dios y en el Corazón de Jesús no me engañará: es imposible, ya que no puede provenir de mí: pues mis fuerzas no me dan para una cosa tan eximia como veo que es esta esperanza. Como tampoco puedo persuadirme de que provenga del demonio; además la esperanza y la confianza en Dios es lo que causa la mayor derrota al demonio y le produce el mayor mal; por eso, él se esfuerza ante todo en arrancarla del alma por todos los medios posibles, y especialmente después de los pecados, de las tribulaciones y de las calamidades. 
Ni es posible que Dios, infinitamente bueno y piadoso, permite que sea engañada por el demonio una alma, que quiere sinceramente amarlo y servirlo; y que precisamente sea engañada con movimientos, luces, afectos, resplandores, locuciones tan sublimes que sólo Dios puede hacer, y que es necesario que el entendimiento humano pueda juzgarlo con juicio del todo cierto”.

Y la medida de su caridad tiene que ser le de los Corazones de Jesús, María y José, la de los Santos Ángeles y de los Santos. Y la fuente de su humildad, la tiene que ir a buscar en estos tres Corazones...”


Sería la última de las Congregaciones, “tamquam abortiva”, sin otra gloria que la Cruz de nuestro Señor Jesucristo, ni otro lema que el Divino Corazón lleno de amor misericordioso”.

Pidamos juntos por intercesión de María Virgen en este mes que le está dedicado las vocaciones que necesitamos para continuar nuestra Obra de evangelización al servicio de la Iglesia




No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad