¿Valoramos lo que el sacerdote es?

   Patrón del clero español, San Juan de Avila nos quiere invitar sin ninguna duda, en este día de su fiesta, a valorar más y mejor la figura del sacerdote.
   Sus mismas palabras las recuerda el bispo de Ciudad real, Monseñor Antonio Algora: 

   "¿Valoramos lo que el sacerdote es? ¿Valoramos lo que hace? San Juan de Ávila, valorando la predicación en la Iglesia, subraya: «De los predicadores del Evangelio dice Isaías: El Redemptor del mundo dice de ellos que son luz del mundo; que están puestos sobre candelero; que son ciudades asentadas sobre monte» (Is 62, 2), ofreciendo la Verdad no lo que nos gustaría oír sin más: «El verdadero predicador, de tal manera tiene de tratar su palabra de Dios y sus negocios, que principalmente pretenda la gloria de Dios. Porque si anda a contentar los hombres, no acabará; sino que a cada paso trocará el Evangelio y le dará contrarios sentidos, o enseñará doctrina contraria a la voluntad de Dios: hará que diga Dios lo que no quiso decir».
   ¿Queremos al sacerdote para que nos haga solo servicios religiosos? San Juan de Avila se fijaba especialmente en la identidad del sacerdote ministro, en cuanto tal, como se hace patente en la Eucaristía, puesto que «el sacerdote en el altar representa en la misa a Jesucristo nuestro Señor». El Señor pone en manos de sus sacerdotes, «su poder, su honra, su riqueza y su mesma persona».
   Representar a Cristo y pronunciar las palabras de la consagración en su nombre, es una muestra de su amor: «con inefable amor dio poder a los sacerdotes ordenados [..] que, diciendo las palabras que el Señor dijo sobre el pan y vino, hagan cada vez que quisieren lo mismo que el Señor hizo el Jueves Santo».
   Y con parecidos términos, hablando del sacramento de la Confesión, que, además, es un medio privilegiado de dirección espiritual. Por la Confesión se nos quitan los pecados: «despojarnos del hombre viejo y vestirnos del nuevo y de Jesucristo». «¡Cuán mal te sabemos agradecer el poder que has dado a los sacerdotes y cómo los has hecho despenseros de tus merecimientos!». «Los confesores son como las redes, en cuyas mallas vienen a parar las almas movidas del Señor o por medio de los predicadores o de otras inspiraciones del Señor».
   Valoremos, pues, en nuestra vida cristiana la persona del sacerdote no por lo que me guste o disguste sino por lo que es y significa para ofrecernos a todos la presencia del Señor Resucitado con su propia vida consagrada y con su acción apostólica. Gracias sean dadas a Dios por ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

¿QUIÉN DEFIENDE AL OBISPO NOVELL ? PILAR RAHOLA....GRANDE!!

BODA EN NUESTRA CASA!!! ROBERT Y CARME