El simple y honesto cumplimiento de las tareas cotidianas

   «Es deseo de Dios que nadie se pierda, decía el Beato Juan Pablo II en su viaje a Fátima, por eso envió hace dos mil años a su Hijo sobre la tierra para buscar y salvar lo que estaba perdido (Lc 19, 10). Y nos salvó mediante su muerte en la Cruz. ¡Que nadie considere vana esa Cruz!...
  En su maternal solicitud, la Santísima Virgen vino hasta aquí, a Fátima, para pedir a los hombres «que dejaran de ofender a Dios, Nuestro Señor, porque ya está muy ofendido». Lo que le obligó a hablar fue el dolor de una madre, pues estaba en juego el destino de sus hijos. Por ese motivo les pidió a los pastorcillos: «Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores; si hay tantas almas que perecen en el infierno es porque nadie reza ni se sacrifica por ellas»».
  Esa llamada de Nuestra Señora va dirigida a cada uno de nosotros, en estos momentos históricos.
   El 20 de abril de 1943, Lucía precisaba al obispo de Leiria qué penitencias esperaba Dios de sus hijos: «El Señor está apenado de ver que son muy pocas las almas que se hallan en gracia y que estén dispuestas a las renuncias necesarias para observar su Ley. Y lo que ahora exige es precisamente penitencia, el sacrificio que cada uno debe imponerse para vivir una vida justa de conformidad con su Ley».
   Y el mensaje sigue diciendo que la única mortificación que quiere Dios es «el simple y honesto cumplimiento de las tareas cotidianas y la aceptación de las penas y de los sinsabores; y desea que mostremos claramente el camino a las almas, pues muchos creen que la penitencia significa padecer grandes austeridades, y, al no disponer ni de fuerza ni de magnanimidad para abordarlas, se desaniman y caen en una vida de indiferencia y de pecado».
   Este sencillo programa está al alcance de todos, y pasa a través del deber de estado cotidiano, consiguiendo la fuerza necesaria del rezo y de la meditación del Rosario.
    Es eso lo que hoy pedimos al Corazón Inmaculado de María.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

ORACION POR LOS HOMBRES

LA ORACIÓN DE ABRAHAM