Una estrella del futbol: mi fe en Dios me hace más fuerte

 
Mateo Kovacic pasa por ser uno de los grandes talentos del fútbol europeo que está por venir. Con sólo 18 años se ha convertido en uno de los fichajes más caros de la temporada. El Inter de Milán pagó nada menos que 15 millones por hacerse con el futbolista croata, después de que despuntara en el Dinamo de Zagreb, uno de los mejores equipos del país balcánico.
Dentro de sus múltiples cualidades brilla sobre todo por una visión de juego espléndida, un gran talento en la media punta, un útlimo pase demoledor, mucho olfato de gol, y una fe sólida, inquebrantable. "Mi fe en Dios me hace más fuerte a la hora de afrontar los partidos".
Kovacic nació un 6 de mayo de 1994 en Linz, Austria. Hasta ahí se habían mudado sus padres en 1991, huyendo de la guerra de los balcanes, procedentes de Kotor Varos, una ciudad eminentemente poblada por ortodoxos y que fue devastada por los serbios.
En tierras austriacas dio sus primeros pasos como futbolista, creciendo en el seno de una educación católica. "Era un niño tranquilo, valiente y muy religioso. Iba todos los domingos a misa". Así le definían sus padres, que en 2007 decidieron volver a casa.No fue sencillo, pues Kovacic ya estaba llamando la atención de diversos clubes europeos. La Juventus, el Ajax o el Stuttgart, que incluso llegó a ofrecer un trabajo a sus padres, quisieron hacerse con sus servicios. Pero todos decidieron que lo mejor era regresar a Croacia.
Nada más llegar, Kovacic se enroló en las filas del Dinamo de Zagreb, el gigante croata futbolísticamente hablando. Aunque sólo contaba con 13 años, pronto despertó el interés de técnicos y aficionados. Fue ascendido a un equipo dos categorías más alto del que le correspondía por su edad.
Pero en 2009, con quince años, sufrió un duro revés. Una doble fractura de tibia y peroné, con una complicada operación, le mantuvieron diez meses sin poder jugar a fútbol. "Me apoyé en la fuerza de Jesús para pasar ese mal momento. Definitivamente, volví aún más fuerte gracias a Él. Son experiencias que hacen que tu cabeza se vuelva más fuerte"
Y sin duda, así fue. Sólo un año después ya debutaba en el primer equipo del Dinamo, convirtiéndose en el futbolista más joven que llegaba a la Primera División de Croacia. Por si fuera poco, en el mismo día de su debut, el 20 de noviembre, con 16 años y 198 días, marcaba su primer gol, lo que le convertía en el goleador más joven de toda la historia en el fútbol croata.
A pesar de ello, y de la lógica fama que alcanzó en su país, Mateo Kovacic continuaba mostrando día a día su fe. No en vano, pese a ser la nueva estrella en Croacia, continuaba no sólo acudiendo a misa todos los domingos, sino que seguía oficiando de monaguillo.
Aquello le valió algunas burlas de sus amigos y compañeros de equipo, pero como el mismo Kovacic afirma, "no me importaba, nunca me molesté, y nunca dejé de hacerlo. Ahora lo veo con cierto humor...".
Entre otras cosas, porque fue precisamente en la iglesia donde conoció a su novia. Isabel era corista del coro de la parroquia. Una vida tan reservada la suya que no fue hasta cuando llegó al Inter este enero que dio a conocer su nombre, para disgusto de la prensa croata, que durante más de dos años estuvo tratando de investigar de quién se trataba.
Después de explotar en el Dinamo de Zagreb, Mateo Kovacic fue relacionado con varios de los mejores equipos de Europa. Entre ellos, el Real Madrid. Sin duda, el hecho de ser escogido como el mejor futbolista joven de Europa por el diario alemán Bild ha ayudado a ello.
Fue el Inter, el pasado 31 de enero, quien finalmente se llevó el gato al agua. Tuvo que pagar 15 millones por un jugador que ya ha sido comparado con Messi. Aunque él, modesto, rehúye tal analogía. "No tengo ni un 10% del talento de Messi", afirma. "Pero con mucho trabajo y la ayuda de Dios me puedo convertir en un gran futbolista".
No es raro oír esas palabras provenientes del futbolista croata. Desde el primer momento de llegar a Italia no ha tenido ningún problema en de hablar de su fe. "No tengo problemas en decir que creer me da fuerza, me ayuda a jugar mejor" ni en reconocer que "normalmente, debajo de la camiseta del equipo, me pongo una camiseta con una imagen de Jesús".
Por eso, a nadie extrañó cuando, el día previo al derbi de la Madonnina (partido entre el Milan y el Inter, y que recibe ese nombre por la estatua de la Virgen María situada en la cima del Duomo), Kovacic declaró que "cuando uno cree en Jesús, no tiene miedo del diablo", sobrenombre con el que se conoce al Milan.
Cómo el mismo ha reconocido en más de una ocasión, cuando puede acude en peregrinación al Santuario de la Virgen en Medjugorje. De hecho, se encontraba en Herzogovina cuando recibió la llamada del Inter. "Es algo realmente maravilloso para mí. Aquí puedes ir a Misa todos los días. Es realmente bello poder estar aquí, y me enorgullece ver que siempre somos bien recibidos en Herzegovina", afirma Kovacic.
Un futbolista que sueña en convertirse en una de las estrellas de Europa, pero que tiene claro que debe ir poco a poco, y bien acompañado. "Rezo antes de todos los partidos. Me da la fuerza y la inspiración para jugar, y el poder saber que todo va a estar bien. Como cualquer persona normal, tengo mis heridas y debilidades, y la oración y la fe me ayudan a superarlo".

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

¿QUIÉN DEFIENDE AL OBISPO NOVELL ? PILAR RAHOLA....GRANDE!!

BODA EN NUESTRA CASA!!! ROBERT Y CARME