domingo, 16 de septiembre de 2012

Gracias Mosén


    Era claro que un día u otro tenía que suceder, y la hora ya ha llegado.
   El pasado mes de junio, nuestro Obispo de Terrassa Mons. Josep Ángel Saiz, nos daba la noticia que Mosén Joaquim, tras cinco años como Rector de Caldas, recibía un nuevo destino.
   El mismo obispo nos señalaba como con sus casi veinte años de sacerdocio y catorce de Rector, nuestro Mosén había demostrado su valor y estaba muy satisfecho de la labor realizada en Caldas.



   Como todavía es joven, el obispado quiere confiarle más responsabilidades, para que ponga sus cualidades en el dominio de los medios de comunicación al al servicio de la Evangelización en la diócesis, particularmente en este Año de la Fe que vamos a comenzar. De ahí que se le confíe una nueva Parroquia cerca de Terrassa para no estar lejos de la sede Diocesana.
   Los feligreses de Caldas han realizado una serie de iniciativas para mostrar su agradecimiento y verdadero aprecio por la labor de la que han beneficiado tanto estos años de intenso y generoso trabajo pastoral.


   Anoche tuvo lugar una cena en su honor y hoy la Misa de Acción de gracias.


   Desde aquí también nosotras queremos junto a todos los calderinos agradecer a Mosén Quim sus desvelos, su generosidad, su testimonio de Padre y Pastor valiente y desvivido de las almas a él confiadas. Su disponibilidad generosa hacia nosotras a cada vez que le solicitábamos para un  ministerio, o para otras labores en las que nos ha sido de gran ayuda con su talento artístico y musical. Por su cercanía y confianza.


   El Señor colme con creces su corazón tan deseoso de amarLe y hacerLe amar.
   Terminamos con una acción de gracias que nos ha enviado una persona profundamente comprometida en la Parroquia en estos últimos años y la hacemos nuestra también:



   Padre Todopoderoso, te damos gracias por estos cinco años de dedicación sacerdotal y servicio a la Comunidad Parroquial de Caldes de Mn. Joaquim.
   ¡Cuántas cosas hemos aprendido y compartido al lado de nuestro mosén!. 
   La huella que deja en el camino recorrido junto a nosotros, quedará perenne en nuestros corazones.
   Por la fidelidad con que ha llevado a cabo su ministerio sacerdotal, su intensa labor apostólica y sacramental, su delicadeza en las celebraciones litúrgicas, por la solidez de sus homilías -sin duda iluminadas por el Espíritu-, por su disponibilidad en cualquier momento que se le requería,...y por muchas cosas más...¡GRACIAS, mosén Joaquim!. 
   Y sobre todo porqué con su fervor y alegría nos ha contagiado su amor al Señor y a Santa María.
    " Que el Señor guíe tus pasos, mosén, allà donde te encuentres y Santa María te guarde y proteja siempre".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad