lunes, 22 de febrero de 2016

pasos para orar en pareja

La velocidad con la que va el mundo nos hace actuar en ocasiones como seres mecánicos y programados, a tal punto que cuando nos  levantamos en la mañana, nuestra mente nos envía la información de todas las funciones, acciones, recorridos, labores y actividades que debemos cumplir a contrarreloj. Cuando cae la noche y regresamos a nuestra cama, nos sentimos conformes o frustrados porque logramos cumplir en su totalidad con el horario asignado. Día a día hacemos lo mismo, olvidándonos de algo muy importante: la oración en pareja.

La oración es el reconocimiento de nuestros límites y de nuestra dependencia: venimos de Dios, somos de Dios y retornamos a Dios. Por ello cuando oramos, y más aún cuando lo hacemos en pareja, nuestra unión matrimonial se fortalece y nuestra fe se acrecienta cuando tienes al Todopoderoso como centro de tu vida y le expresas tus alegrías, tristezas, triunfos, fracasos, ideales y realidades.

 Mi esposa yo así lo entendemos. Por ello, tomamos el compromiso de que antes de ir a la cama a descansar, destinamos un tiempo para orar. A veces el cansancio de la jornada del día, nos invita a no hacerlo, pero la disponibilidad en pareja nos ha permitido que uno de los dos pueda encargarse en dirigir la oración mientras que el otro lo acompaña desde el silencio.  
A continuación les compartiremos los diez pasos que hacemos para orar en pareja; tan solo tardará algunos minutos:

 1. Establecer una hora para orar juntos.
 2. Asignar quién dirige la oración.
 3. Tomarse de las manos para orar.
 4. Comenzar la oración dándole gracias a Dios.
 5. Pedir perdón.
 6. Comprometerse a cambiar los errores.
 7. Pedir por aquello que más estén necesitando.
 8. Afirmar que lo pedido se cumplirá.
 9. Expresar a Dios cuánto lo aman.
 10. Finalizar la oración con un abrazo
.

 Quisiéramos a manera de reflexión dejar la siguiente pregunta para que nos compartan sus respuestas o comentarios: ¿acostumbra a orar en pareja?

Artículo originalmente publicado por Por tu Matrimonio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad