martes, 23 de febrero de 2016

EXPERIENCIAS PERSONALES. EJERCICIOS ESPIRITUALES CHICAS


Hace 3 años, tuve una depresión. Ingresé en un hospital. Vi a muchos enfermos. En este tiempo, encontré al Señor en la Cruz. En las cintas que escuchamos en las comidas durante estos ejercicios, Sta Teresita explica cómo se ofrecía para convertir a los pecadores. Yo, quiero dedicarme a los que quieren suicidarse, los que tienen trastornos sociales para que encuentren a alguien en su camino que les ayude, como yo fui ayudada también cuando lo necesité.
Estos días fueron un re-encuentro con el Señor. El Señor me curó unas heridas en estos Ejercicios Espirituales.

Estos Ejercicios son los segundos. En los primeros fueron de mucho reír y llorar. Estos fueron más tranquilos. Tengo ganas de hacer cosas para crecer espiritualmente.

En estos días de silencio, valoras las cosas del día a día.

El viernes fue difícil, luego, tuve más ganas de estar en silencio y de rezar. He apreciado la última charla sobre la humildad: me ayudará. Tengo muchas entrevistas que pasar y esta actitud de humildad me ayudará mucho.

Son mis primeros Ejercicios. Estuve cómoda en el silencio: me ha permitido conocerme mejor y también a Dios. Yo luchaba para triunfar en los estudios, en el deporte, etc, por mi no por Dios. No construía para Dios, sino construía mi templo en la tierra. He visto que lo que hago, si no es por Dios, no tiene sentido. Quiero intentar hacerlo todo para gloria de Dios y para Él.

Estoy habitualmente ocupada en muchas cosas. Necesito un parón. Estos días me han servido para desconectar y conectarme con Dios. Él no cambia la vida, pero cambia la manera de ver la vida y de vivirla.

Son mis segundos Ejercicios. Me he centrado más en las meditaciones, dejando estudios, etc… Utilicé más la Biblia. Me ha gustado que la Virgen María haya salido muchas veces. Me ha ayudado ver como nunca se quejó en las situaciones difíciles y dolorosas.

Son mis terceros Ejercicios. Me ha gustado mucho la adoración de anoche y la Misa. El Via Crucis me ha tocado mucho. Jesús fue un hombre como nosotros, viviendo momentos difíciles y momentos de alegría.


                                             
Son mis terceros Ejercicios. He venido con la idea de   desconectar del móvil, del mundo, y centrarme en la       relación con Dios. Fue “molt maco” realizar que hay        una  persona que está cada día contigo: Jesús.            
   


Son mis primeros Ejercicios. Yo me apunto a todo. Los Ejercicios parecen que van en contra de lo que soy: hablo mucho, soy muy activa. Pero también van con lo que soy: me gusta pensar donde está lo importante. La charla de Xavier me ha ayudado: tengo el Cielo ganado: no lo tengo que ganar yo: ya me lo ganó Jesús. Van bien los Ejercicios para ver que lo prioritario no son las cosas mundanas, utilitarias. Transmitirlo a los compañeros. Pero no puedes explicar la fe y convencer con argumentos: vivir la fe primero. Estoy contenta de haber venido.

Fueron Ejercicios tranquilos. No he necesitado o sentido un subidón de fe. Pero el Señor ha trabajado como a escondidas. Fui muy atraída por los textos bíblicos. Quedo con mucha paz. Me han gustado mucho.

Son mis primeros Ejercicios. Estaba agobiada. Venía con la idea de un fin de semana romántico con Jesús. Entré en el silencio. Quiero seguir conociendo a Jesús poco a poco. Y seguir con la antorcha encendida hasta el próximo fin de semana romántico.

Para mí, si, los Ejercicios han provocado un subidón de fe. Habitualmente, no tengo tiempo para las cosas de la fe. El libro “la imitación de Jesucristo” me ha aportado mucho. Tengo mi libreta llena de notas. Estos primeros Ejercicios me han servido de mucho.

Son mis primeros Ejercicios. Vine pensando que no eran para mí: necesito hablar. Sábado, quería marcharme y tenía las maletas hechas. Hablé con Mn. Emili, me animó a quedarme. La adoración de anoche me ha tocado y quise aprovechar el resto del tiempo. Quizás volveré.


Son mis primeros Ejercicios. Intenté fijarme en Dios. Hice mi primera comunión hace un año y poco después de mi conversión en el Camino de Santiago. Fue un cambio total. Este fin de semana fue para dar gracias.  Y dejarme llenar. No estaba familiarizada con la Biblia. Fui sorprendida. Me ha gustado mucho la experiencia.


Son mis primeros Ejercicios ignacianos. En el silencio, puedes escuchar a Dios que habla bajo. Me ha gustado la explicación del icono de Jesús.


Son mis primeros Ejercicios. Yo también fui sorprendida que fuese en silencio. Yo también quería marchar. Pero intenté aprovechar y finalmente aprecié el silencio. Aprecié también los cantos: es una manera buena de adorar a Dios.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad