jueves, 16 de agosto de 2012

En pos de Maria


   Qué hermosa jornada la de ayer! Calurosa, si, pero mariana, mucho más.
   Ante todo, tuve muy en el recuerdo a todos nuestros queridos amigos y ejercitantes diseminados por uno u otro rincón de nuestro país (como los que están en Garabandal, ...) y también los que están en el extranjero (si, muy unida estuve a los que se fueron a pasar esta fiesta a Medjugorie).


   La que esto os escribe no puede dejar de compartiros lo vivido en Chabeuil, Francia, donde reside casi habitualmente desde hace unos meses, colaborando en lo que puede con nuestras hermanas de Caldes.
   Pues aquí en las Galias, la Virgen de la Asunción es la patrona principal de Francia, a quien el rey Luis XIII consagro el reino a él encomendado. Este año los obispos franceses han pedido encomendar a nuestra Madre del cielo el futuro de la nacion, para que los perversos proyectos de los gobernantes no triunfen, y para que la degradacion economica y de valores no se acreciente.


   En nuestra comunidad de Nazareth, Chabeuil es tradicional hacer una procesion en el parque con la Virgen. Varias familias de los alrededores y de mas lejos se unieron a nosotros para cantar a Maria, rezandole al mismo tiempo el santo Rosario. 


   En la procesión nos acompañaba valiente nuestro querido P. Francisco Cergneux que os hemos encomendado  y que va recuperándose muy poquito a poco. Sigamos rezando para que la curación sea completa. Mimarle le mimamos todo lo que podemos.

 

   Tras la procesión renovamos todos juntos a la Reina del cielo, nuestra Consagración y cantamos las Vísperas  ante el Santísimo expuesto.
   Este año la jornada estaba marcada por un acontecimiento particular. Damian y Meriadec, el uno de esta región de la Drôme, el otro venido de Bretaña, comenzaron oficialmente su postulantado bajo la guia paternal del P. Claudio Ratheot, que les ayudara a ir discerniendo esta llamada a formar parte de la familia cpcr.


   "Que se hace cuando se quiere educar a un pequeño elefante?", nos compartía el P. Claudio con su gracia habitual tras presentarnos a los dos nuevos hermanos, "se le pone al lado un viejo elefante. Pues yo soy el viejo elefante designado para acompañar a nuestros nuevos hermanos, que os encomendamos fervientemente a vuestras oraciones"
   Yo también os los encomiendo, para que el Señor les confirme en su vocacion y les dé la gracia necesaria para perseverar en su servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad