Reina de los ángeles y santos,y mi madre querida,María, 
Ayúdame a adorar al Altísimo.
Muéveme al conocimiento de mi bajeza.
Muéveme a temer el pecado y aborrecerle,aunque sea muy leve.
Muéveme a aborrecer la vanidad terrena y a negar mis inclinaciones.
Muéveme a desear el último lugar y el desprecio de las criaturas.
Muéveme a amar la cruz y llevarla con esforzado y dilatado corazón.
Indúceme a padecer con alegría!
Inflámame en amor casto del Altísimo y a amar a quien me persiguiere.
Muéveme a aspirar a lo más puro, perfecto y acendrado de la virtud 
y a unirme con el sumo y verdadero Bien.
Amen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

¿QUIÉN DEFIENDE AL OBISPO NOVELL ? PILAR RAHOLA....GRANDE!!

BODA EN NUESTRA CASA!!! ROBERT Y CARME