viernes, 22 de junio de 2012

¿POR QUÉ LA DEVOCION AL CORAZÓN DE CRISTO?


    En este mes de junio queremos hablar del origen de la devoción al Corazón de Cristo.
    Santa Margarita María de Alacoque era una religiosa de la Orden de la  Visitación. Tenía un gran amor por Jesús. Y Jesús tuvo un amor especial por ella.
    Se le apareció en varias ocasiones para decirle lo mucho que la amaba a ella y a todos los hombres y lo mucho que le dolía a su Corazón que los hombres se alejaran de Él por el pecado.
    Durante estas visitas a su alma, Jesús le pidió que nos enseñara a quererlo más, a tenerle devoción, a rezar y, sobre todo, a tener un buen comportamiento para que su Corazón no sufra más con nuestros pecados.

    El pecado nos aleja de Jesús y esto lo entristece porque Él quiere que todos lleguemos al Cielo con Él. Nosotros podemos demostrar nuestro amor al Sagrado Corazón de Jesús con nuestras obras: en esto precisamente consiste la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

   Las promesas del Sagrado Corazón de Jesús:
   Jesús le prometió a Santa Margarita de Alacoque, que si una persona comulga los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, le
concederá lo siguiente:
1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a),
soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas las aflicciones.
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente sus empresas.
6. Los pecadores hallarán misericordia.
7. Los tibios se harán fervorosos.
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito
en mi Corazón y jamás será borrado de Él.
12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en
desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad