miércoles, 20 de junio de 2012

EL DRAMA DE NUESTRO MUNDO


   "Hoy, queridos amigos, el drama del hombre moderno, no es faltar de vestido o de vivienda, el hambre más trágico o la angustia más terrible de nuestro mundo no es la falta de alimentos: es mucho más la ausencia de Dios y la falta de amor verdadero, este amor que nos ha sido revelado en la Cruz.

    El pan es importante, la libertad es importante, pero la cosa más importante de todas es nuestra fe en el Dios de Amor y nuestra postración para adorarle y servirle en los pobres."

El cardenal  Robert Sarah, presidente de Cor Unum, durante la asamblea de Cáritas Internacional

   Por esto estamos llamados personalmente a no transformar la caridad en una simple profesión, sino a ser conscientes que somos personalmente portadores de un don: el tesoro de la palabra y del Amor de Dios que nos trasciende. He aquí el sentido de la palabra testigo: estar ahí por Alguien, y no por sí mismo. San Máximo confesor es lacónico sobre este punto: "No sólo el amor se manifiesta distribuyendo riquezas, sino más aún, distribuyendo la Palabra de Dios y poniéndose personalmente al servicio del "otro" en el nombre de Dios nuestro Padre. "

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad