Con los jóvenes y el papa en Río

   Esta semana estará marcada, en cuanto a la información religiosa, por la celebración en Río de Janeiro de la Jornada Mundial de la Juventud. 
   Se trata, como se recordará, de una iniciativa del beato Juan Pablo II, el cual, en el mismo día en que comenzaba su pontificado, dijo a los jóvenes, en la plaza de san Pedro, que ellos eran “la esperanza de la Iglesia” y también su esperanza. Juan Pablo II tenía un don especial para sintonizar con los jóvenes, y ellos correspondieron. Por ello, las JMJ han quedado como una de las iniciativas que marcaron el largo pontificado -27 años- del Papa polaco.
  La JMJ que vamos a vivir esta semana, a causa de la renuncia de Benedicto XVI y de la elección del Papa Francisco, ha quedado entre dos pontificados. Nuestro Papa emérito hizo suya la iniciativa de su predecesor y se hizo presente en las JMJ de Colonia, de Sydney, de Madrid, una JMJ tan recordada entre nosotros, tanto por los actos previos en las diócesis como por los actos centrales en Madrid.
  La JMJ de esta semana estará marcada por la presencia en ella del Papa Francisco, en su primer viaje internacional –al parecer, el único que realizará este año- y por su visita al que ha sido “su continente”, el mundo latinoamericano. Prácticamente, pasará toda esta semana en aquellas tierras por él tan conocidas. Visitará el santuario mariano de Aparecida –una expresión de su profunda piedad mariana- y se reunirá con el CELAM, el organismo que agrupa a los episcopados latinoamericanos. También visitará una de las favelas de la ciudad de Río de Janeiro, él que con tanta frecuencia se hacía presente en las llamadas villas miseria del gran Buenos Aires.
   Del jueves al domingo, el Papa estará dedicado a la JMJ, que estará marcada por la misión. Su lema es. “Id y haced discípulos a todos los pueblos”
   Una de las personas que más van a rezar por los frutos de esta JMJ será sin duda el Papa emérito, Benedicto XVI, el cual en el mensaje a los jóvenes para convocarles a la Río de Janeiro insistió en el sentido comunitario de la misión, en que “nadie puede ser testigo del Evangelio en solitario”.
   Por la lejanía del lugar de celebración de este acontecimiento –y debido también a los efectos de la crisis económica-, la participación de los jóvenes de nuestro país no será tan numerosa como en otras ocasiones.
   Las diócesis catalanas promovemos un encuentro de jóvenes cristianos en Llinars del Vallès, en comunión de oración y vida con el Santo Padre y con todos los que participen en Río de Janeiro, en conexión con los actos centrales, y sobre todo con el espíritu y las enseñanzas que el papa Francisco nos ofrezca..
  A todos os invito a seguir este acontecimiento que es motivo de esperanza para todos los hijos e hijas de la Iglesia.
                                                              + Josep Àngel Saiz Meneses
                                                                Obispo de Terrassa

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

¿QUIÉN DEFIENDE AL OBISPO NOVELL ? PILAR RAHOLA....GRANDE!!

BODA EN NUESTRA CASA!!! ROBERT Y CARME