martes, 30 de julio de 2013

La experiencia de los Ejercicios espirituales

  La experiencia y la gracia que tiene San Ignacio en Manresa se ha plasmado en los Ejercicios Espirituales que todos los hombres han asumido como una gracia de renovación y conversión.
    Los Ejercicios Espirituales van encauzados a la elección. A través del discernimiento va llevando al ejercitante a la elección, a que decida qué va a hacer con su vida. A descubrir su profunda vocación, a través de “hacernos indiferentes” quiere situarnos en la perspectiva de “hallar la voluntad de Dios” para seguirle por los caminos que nos marque el Espíritu.

   San Ignacio mete a “remojo” al ejercitante para que, a la luz de la Palabra de Dios “buscar” y “hallar” lo que Dios quiere de nosotros. No a base de “puños” sino sabiendo que el Señor nos guía y que tenemos que obedecer a todo lo que el Señor quiere de nosotros y como María tratar de cumplir en todo los designios del Dios de los imposibles.
    La experienia de Ejercicios Espirituales es un espacio del desierto: “La llevaré al desierto y allí le hablaré al corazón”. En la medida en que hacemos silencio en el corazón, la Palabra de Dios ilumina nuestra existencia para vivir cumpliendo el plan de Amor y de felicidad que Dios quiere para nosotros.

Monseñor Francisco Cerro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad