sábado, 27 de julio de 2013

Oracion del Papa a la Virgen

Madre Aparecida, como Tú un día,
así me siento hoy delante de ti y de Dios,
que nos propone una misión para la vida
los cuales contornos y límites no conocemos,
las cuales exigencias apenas entrevemos.

Pero en Tu fe, gracias a la cual
“nada es imposible para Dios”
Tu, oh Madre, no has flaqueado
  y yo no puedo flaquear.
"Aquí está la Sierva del Señor,
que se haga en mí según tu Palabra"
Así, o Tú o como Tú,
yo abrazo mi misión
en tus manos pongo mi vida
y vamos, Tu-Madre y Yo-hijo,
a caminar juntos, a creer juntos,
a luchar juntos, a vencer juntos,
como siempre juntos caminasteis Tu y Tu Hijo.

Mujer, aquí está tu Hijo! Hijo, aquí está tu Madre!

Madre Aparecida,
un día llevaste tu Hijo al Templo para consagrarlo al Padre
para que fuera totalmente disponible a la misión.
Llévame hoy al mismo Padre,
Conságrame a Él con todo aquello que soy
y con todo aquello que tengo.
Aquí estoy! Envíame!
Madre Aparecida,
Pongo en tus manos
y llevo al Padre nuestros y tus jóvenes,
la Jornada Mundial de la Juventud:
cuánta fuerza, cuánta vida,
y cuánto dinamismo que germina y florece
y que puede estar al servicio de la vida
y de la humanidad.

Acoge y santifica, oh Padre, a Tú Juventud!
En fin, Madre, te pedimos: Quédate aquí,
Acoge siempre a tus hijos e hijas peregrinos

Pero ven también con nosotros,
Quédate siempre a nuestro lado
Y acompaña en la misión, la gran familia de fieles,
sobre todo cuando la Cruz pesa  más
y sostén nuestra esperanza y nuestra fe.

Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida! 
Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad