martes, 30 de agosto de 2016

TESTIMONIOS EE.EE, TANDA DEL MES DE AGOSTO (HOMBRES)


Un ejercitante se dio más cuenta en estos Ejercicios de la necesidad de invocar a menudo al Espíritu Santo: “El espíritu Santo ha estado muy presente estos días y es así cada día, cuando estamos en oración. ¡Qué nos guie cada día, mostrándonos lo que tenemos que hacer y lo que no”.


A un ejercitante le vino muy bien la manera de entrar en los Evangelios: “Vine despistado por los asuntos de mi trabajo y me ayudó mucho en entrar en los Ejercicios la manera de contextualizar el Evangelio y los textos del antiguo testamento, recalcando las circunstancias de las escenas. Me ha ido muy bien.

Estamos en el Éxodo, atravesando a veces desiertos y el maná son los amigos que nos ayudan: esto pasa en tu vida misma.
El fracaso de Jesús era programado y esto me ayuda a dar pasos: todo está programado por Dios. No permite un fracaso que no te lleve a un bien.
Aquí vivimos en profundidad la Eucaristía. Tendríamos que estremecernos al momento de la Consagración: ¡es el gran milagro!
Me ayudó que se trate el tema de las distracciones. Y también las cintas de la vida de San Agustín”.


A otro ejercitante le impactó la Presencia de Dios siempre, en todo lugar: “Me doy cuenta de la importancia de vivir toda la vida como unos Ejercicios Espirituales permanentes: viviendo en la Presencia de Dios de manera consciente, como una oración continua. Santa Catalina de Siena se había hecho así una célula interior, para vivir esta Presencia de Dios.”


 Otro Ejercitante vivió los Ejercicios en la acción de gracias: “Mis primeros Ejercicios fueron pagados por la empresa en que trabajaba. Fue en Sarriá. Luego pasé 21 años sin hacer Ejercicios y luego vine a Caldes. Doy gracias al Señor”.

Otro ejercitante obtuvo su meta: desconectarse y hacer limpieza del disco duro: “Quería ir a Montserrat, en una celda que tienen los monjes: me han operado hace 2 meses y quería desconectar. Pero me hablaron de los Ejercicios. Me he desconectado y limpiado de tantas cosas que van en contra del Evangelio.

Me han impresionado las Eucaristías. Es verdad lo que decía esta chica no católica: “Si vosotros, los católicos, estuvierais conscientes de comer el Cuerpo de Cristo, tendríais que salir volando”. ¡Es verdad y a mí me deja tan frío!.

¿Cómo vivo mi cristiandad? Tengo que ser más responsable de mi vida cristiana. Cómo dice San Pablo: “Si no tengo caridad, de qué me sirve…” Intento dar testimonio siempre que soy cristiano y cuando los vecinos me preguntan adónde voy, estoy contento de contestar: “Voy a Misa”. 


El Padre Hernán Pereda que dirigió los ejercicios, (conjuntamente con nuestra Madre Superiora Hna. M.Verónica), junto a los participantes y la Hna. María Rafaél en la foto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad