martes, 16 de agosto de 2016

REGOCIJÉMONOS




Cuanto mayor es la calma del espíritu, más fácil es servir a Dios.

Cristo se goza en nosotros, regocijémonos también nosotros en El.

Guardémonos de la tristeza y de la amargura del corazón, que son sugestiones del diablo, y celebremos en nuestras almas una fiesta perenne por Jesucristo y por todos los hombres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad