domingo, 22 de julio de 2012

¿CÓMO HACER UNOS BUENOS EJERCICIOS ESPIRITUALES?

Joan Martí, participante a la tanda clausurada ayer

  Ninguno de los que han decidido consagrar 5 días de sus vacaciones a hacer sus Ejercicios Espirituales, ha quedado defraudado.
   Para bien aprovechar dice el mismo san Ignacio, que “tanto más se aprovechará, cuanto más se apartare de todos amigos y conocidos y de toda solicitud terrena; así como mudándose de la casa donde moraba, y tomando otra casa o cámara, para habitar en ella cuanto más secretamente pudiere” EE 20. Esto no quiere decir que hay que irse al fin del mundo: uno puede cambiar de aires, retirarse, sin ir demasiado lejos.


   Si es verdad que los Ejercicios son necesarios (por no decir indispensables) a cada uno, también lo es que es bueno ir a ellos para complacer a Dios: Es El quien tendrá un gran contento y alegría durante esos días en los que tomas tiempo para escucharLe, para ponerte a tiro de su amor y dejarte comprender la sed que tiene del tuyo. Tanto  más le complacerás, cuanto que te retiras para estar a solas con El sólo. Así no quedarás decepcionado, pues si te aburres a veces durante esos días, ¡El estará siempre contento de verte!
  Si el predicador te incomoda, no dudes en encontrarle lo antes posible. Cuéntale con sencillez las razones de la incomodidad que sientes. Es muy probable que ese encuentro te reconciliará con su manera de actuar.

   No esperes sentir grandes emociones en tu oración. Puedes sentirlos pero no son necesarios. Lo esencial es de tomar o de retomar la costumbre de hablar con Dios con la sencillez de un niño, y de tener el gozo de redescubrir las actitudes fundamentales que debemos tener para con él: confianza, abandono, alabanza, adoración, contrición, ofrecimiento, intercesión, etc.
   Escribe desde el comienzo en una bonita hoja, o mejor en un cuaderno, todas las razones que tienes de dar gracias a Dios por los innombrables regalos que te hace desde el nacimiento. Pasa largos momentos considerándolo y comprenderás mejor por qué estás invitado a cantar en cada Eucaristía que “es justo y necesario” de dar gracias “siempre y en todo lugar” a tu Creador y Padre que tanto te ama.



  Si tienes grandes preocupaciones, o un rencor que no llegas a disipar, busca en la Biblia los pasajes que le permitirán de vivir esas pruebas o esta tentación de otra manera, iluminándote por la Buena Nueva del Evangelio. Pide ayudar para ello.
Permanece lo más posible en el silencio. El Señor tiene sorpresas  que te puede hacer en cualquier momento. Llegará cuando menos te lo esperes: durante una homilía que parecía no interesarte, en un paseo, durante una comida: Espera siempre, que no serás decepcionado.
  Tus Ejercicios serán una etapa importante en tu camino hacia la santidad. y tus amigos tendrán ganas de hacer la experiencia un día.
   Recuerda que en la Casa Mare de Déu de Montserrat de Caldas te proponemos dos fechas este verano:
 del 30 de julio al 4 de agosto para todos
del 27 de agosto al 1 de septiembre para hombres.
    Y en la Casa Cristo Rey de Pozuelo de Alarcón (Madrid)
del 30 de julio al 1 de agosto para hombres y sacerdotes
del 27 al 31 de agosto para todos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad