LA FE VERDADERA NADA TIENE QUE VER CON LA MEDIOCRIDAD

La comunión con Cristo y con el Padre constituye el núcleo y la medida de la vida cristiana verdadera. La llamada a la santidad incluye esta oferta de comunión personal con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

El que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores (Jn 14,12).



La fe verdadera nada tiene que ver con la mediocridad. Estamos llamados a continuar las mismas obras de Cristo (¡y aún mayores!) porque estamos unidos a él y tenemos su Espíritu.


El deseo de Cristo, expresado en su oración y respaldado por su entrega, no es que seamos «buenos», sino que estemos unidos a él y compartamos su gloria. Conformarse con menos es ir en contra del deseo de Cristo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

ORACION POR LOS HOMBRES

LA ORACIÓN DE ABRAHAM