sábado, 9 de julio de 2016

BENDITA SEA TU PUREZA




Bendita sea tu pureza

y eternamente lo sea,

pues todo un Dios se recrea,

en tan graciosa belleza.

A Ti Celestial Princesa,

Virgen Sagrada María,

yo te ofrezco en este día

alma, vida y corazón.

Mírame con compasión,

no me dejes Madre Mía.

Sé muy bien que mi tristeza

tornarás en alegría

cuando diga: ¡Madre mía,

BENDITA SEA TU PUREZA!


Cual pajarillo aletea

mi corazón por amarte.

Sea tu amor mi estandarte

Y ETERNAMENTE LO SEA.


Bello es el mar, la marea,

el sol, la luna, la estrella;

pero has de ser Tú más bella

PUES TODO UN DIOS SE RECREA


que, labrando tu pureza

vino a tu vientre a encarnarse.

Si Dios quiso humanizarse

EN TAN GRACIOSA BELLEZA,


dí, Señora: ¿dónde empieza

mi vida a tener sentido?

Ahí donde esté rendido

A TI, CELESTIAL PRINCESA.


Cuando de noche o de día,

ya dormido o ya despierto,

seas mi faro y mi puerto

VIRGEN SAGRADA MARÍA.


Sin Ti, Madre, no sabría

quién soy ni de dónde vengo;

pero lo poco que tengo

TE OFREZCO DESDE ESTE DÍA.


Es Jesús mi posesión

y mi logro más preciado.

Con su amor El me ha atrapado

ALMA, VIDA Y CORAZÓN:


Madre: pido tu perdón

si alguna vez te he ofendido.

Yo soy el primer herido,

MÍRAME CON COMPASIÓN.



Sin Ti yo me perdería

en un mundo de pecado.

No te apartes de mi lado,

NO ME DEJES, MADRE MÍA...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad