sábado, 7 de noviembre de 2015

Contemplar mi vida con humor cristiano


¡Señor mío y Dios mío, que ante la realidad de la vida, te ponga siempre por delante y aparte esa voluntad tan mía de buscar componendas humanas a lo que Tu tienes preparado para mi!
 ¡Señor, que en mi pequeñez sea capaz de ver la grandeza de tus obras en mi vida! 
¡Me pliego a tu divina voluntad, Padre de bondad, una voluntad que nadie ha burlado nunca! 
¡Confío en Ti, Padre bueno! 
¡Espíritu Santo dame el don de luchar contra mi voluntad, mis intereses, mi soberbia, mi falta de sentido crítico, mi incapacidad para verme en el espejo de la fe, para reconocer mis debilidades y defectos, para evitar que me sienta alguien importante, un creído de si mismo, impide esa tendencia a esquivar la voluntad de Dios para imponer mis criterios, para no tener una actitud farisaica, para desapegarme de lo material, para ser libre en todos mis actos, para deshacerme de esa piel tan sensible y susceptible que todo le ofende! 
¡Dame la gracia, Espíritu Santo, para contemplar mi vida con humor cristiano y despreciar las insidias del demonio! 
¡María, Madre de la divina gracia, que como Tu sepa vivir siempre los valores del Evangelio, que sea coherente con ellos y sepa transmitirlos a quienes me rodean!
 ¡María, Madre del amor hermoso, que sepa vislumbrar el amor de Dios en mi vida, que sepa comprender que la única realidad es Cristo y que como tu sonría siempre porque la sonrisa es el regalo de Dios en el rostro de los hombres!
Orar con el corazón abierto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad