jueves, 17 de octubre de 2013

Informe sobre el Año de Renovación


 “Entonces Jesús subió al cerro y llamó a los que El quiso, y vinieron a El. 
Así constituyó a los Doce, para que estuvieran con El y para enviarlos a predicar” 
(Mc 3, 13-14).

Quiero comunicarles la maravillosa experiencia que nosotros, participantes del segundo grupo del Año de Renovación, vivimos aquí en el Centro Juvenil Nazaret desde hace un tiempo.
En efecto, hace tres meses que hemos empezado aquí en Rosario (Argentina) una fuerte y maravillosa experiencia espiritual en la escuela del Maestro. Es en medio del invierno típicamente argentino (caracterizado por un aire fresco y un viento húmedo) que estamos viviendo este hermosa experiencia. Impregnados del espíritu de Cristo continuamos nuestra marcha con el impulso de la fe y en un ambiente de comunión fraterna.
Espléndida experiencia de encuentro individual y comunitario con Jesús, sorprendente descubrimiento y descubrimiento de sí mismo, conmovedora comunión fraterna, riquísima diversidad en los temas ya vistos, extraordinario compartir de experiencias espirituales , apostólicas, pastorales, sociales y culturales, profundización del carisma y de la historia de la congregación; todo esto refuerza y dinamiza nuestra identidad cpcr y nuestro amor por la Iglesia. ¡Ah, es un verdadero proceso de maduración en la fe, en la esperanza y en la caridad, una formación integral que abraza todos los aspectos de nuestro ser y nuestra vida! Ahí tienen, resumidamente, lo que viven y experimentan los participantes del segundo grupo del año de renovación.
¿Pero quienes constituyen el segundo grupo y cómo están organizadas las actividades? Seis padres y tres hermanos forman este equipo. Se trata de los padres Daniel José Baudino, Francisco Domínguez (alias “Paco”), Rafael García, Francisco Javier Sanuy, Fernando Bernard y Arnold Mukiele Meya, y de los hermanos Antonio Gómez, Louis Marie Dubreuil y Max Sébastien Mapangu.
En efecto, la profundidad y la belleza de esta experiencia espiritual es sin duda fruto de la gracia de Dios, pero al mismo tiempo de las disposiciones interiores de cada miembro en particular y de todo el grupo en general. Nuestra generosidad hacia el Señor, la apertura a su Espíritu y la disponibilidad para acoger sus sorpresas, son algunos de nuestros secretos. La oración está situada en el corazón de esta experiencia: la oración personal, la comunitaria y la de todos nuestros bienhechores espirituales, anima, alimenta y orienta toda nuestra experiencia aquí.
 Por lo que se refiere a los medio materiales y logísticos hay que subrayar ante todo el ingenioso programa elaborado por el P. Hugo Masimino, y después la disponibilidad y la generosidad del Hermano Ramón que se consagra con amor para prepararnos las mejores recetas posibles; todo esto favorece la buena marcha de la experiencia.
La jornada empieza siempre en la capilla, con el Angelus y la invocación comunitaria al Espíritu Santo, seguida de la oración personal, los laudes, el desayuno, los cursos, la lectura sapiencial, la adoración del Santísimo, el ángelus, la comida, la siesta, el deporte o el trabajo manual, el intercambio en grupo de lo que hemos reflexionado, puesta en común, eucaristía a las 19.15 hs, cena, completas en privado y finalmente el descanso nocturno. Es así como se organiza una jornada. Señalemos de pasada que cada sábado los participantes del segundo grupo hacen un poco de apostolado en diferentes parroquias de Rosario.
Todo empezó el lunes 1 de julio con la misa al Espíritu Santo presidida por el P. General. Así la primera semana estuvo dedicada a las instrucciones sobre la finalidad del Año de Renovación, la explicación detallada del horario, la repartición de las responsabilidades y finalmente la redacción y la presentación de las autobiografías de los participantes.
La segunda semana estuvo dedicada al curso sobre las Constituciones, Directorios y otros documentos de los capítulos generales cpcr, cursos asegurados por el P. Cueto. Después tuvimos un tiempo de salida al campo (fuimos a la finca de Susi Cano, en Villa Mugueta) que aprovechamos para prepararnos a empezar los ejercicios de mes en un clima distendido.
Los dos grupos del año de renovación tras los Ejercicios de mes

La rica y profunda experiencia de los ejercicios de mes tuvo lugar en la casa Nuestra Señora de Fátima, con la participación, del 15 de julio al 15 de agosto 2013, de 19 cpcr y un sacerdote diocesano. Los ejercicios estuvieron dirigidos por los padres Cueto, Massimino et Rathelot. Un día después del final de la tanda de ejercicios retomamos los cursos sobre las constituciones cpcr con el P. Cueto, pero esta vez ayudado por el P. Barbier. Ha habido un intermedio de dos días donde hemos seguido un curso sobre la psicología del varón dado por el señor Carlos.
El 1 de septiembre, durante la misa presidida por el P. General, tuvo lugar la renovación solemne de votos de los participantes del primer grupo. Al día siguiente el segundo grupo empezó el curso de historia de la congregación dado por el P. Cueto. Una vez terminado al cabo de una semana empezó un curso sobre espiritualidad ignaciana dirigido por el p. Hugo M. Pisano S.J.

El viernes 13 fue organizada una salida a Villa Brochero (situada à 500 kms de Rosario, en la provincia de Cordoba) donde participamos en la beatificación del cura José Gabriel Rosario de Brochero: una hermosa celebración en la que participaron más de 150.000 personas y que presidió el cardenal Amato, prefecto de la congregación para las causas de los santos. Una jornada excelente vivida en un ambiente de comunión eclesial y fraterna. El frío estuvo presente en la cita.
De vuelta a Rosario el lunes 16 de septiembre, retomamos el ritmo normal el martes 17, esta vez con el curso sobre los ejercicios espirituales (dado por el P. Massimino). Durante esta semana un día tuvimos curso con el P. Nannini que nos habló de la renovación bíblica en el marco de la formación permanente (centrándose en los documentos Dei Verbum y Verbum Domini). Hay que señalar también las charlas que nos dio el P. Alfredo, de la diócesis de Santa Fe, sobre los exorcismos. 
El miércoles 26 septiembre el segundo grupo (exceptuados los padres Rathelot y Mukiele, y el Hno. Mapangu) ha viajado a Salto para seguir el curso de doctrina social dado por el P. Torresi. El jueves 27, los que estaban en Salto dieron un salto de 200 kms hasta la ciudad de Artigas, sitio donde el P. Vallet y sus sucesores habían predicado a menudo. El P. Williams, cura de la parroquia, les mostró muchas fotos y recuerdos históricos del P. Fundador, y se mostró entusiasmado con el apostolado cpcr manifestando el deseo de hacer revivir la casa de ejercicios que fue construida hace 60 años con la intención de promover la obra de ejercicios.
El domingo 29 de septiembre los que estaban en Salto volvieron a Rosario pasando por la abadía benedictina de Victoria (donde el P. Vallet hizo unos ejercicios espirituales de mes). En la abadía el grupo de Salto se encontró con los 3 cpcr que no pudieron ir a Salto. Todos participaron en las vísperas y la adoración,  y después tuvimos la alegría de compartir la cena con los 12 monjes de esta abadía.
Hno Max y P. Arnold
Del lunes 30 de septiembre al jueves 3 de octubre seguimos el curso sobre los Ejercicios espirituales y la Biblia (dado por el P. Hugo M. Pisano); a continuación retomamos el curso sobre los Ejercicios espirituales  que da el P. Hugo Massimino. Todo va bien por la gracia de Dios. Seguimos contando con sus oraciones y les aseguramos las nuestras.
En unión de oraciones.

Père Arnold Mukiele Meya, cpcr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad