sábado, 4 de febrero de 2017

EL ROSARIO?....¿PORQUÉ? ¿PARA QUÉ?


El rosario en una oración sencilla, pobre, para los pobres (¿quién no lo es?) y que tiene la ventaja de servir para todo: puede ser una oración comunitaria, familiar, una plegaria de intercesión (¿hay algo más natural que rezar una decena por alguien?). Pero, al menos para los que reciben esa gracia, puede ser también una plegaria del corazón que hace entrar en oración, de un modo análogo a la<<oración de Jesús>>. ¿Acaso el <<Ave María>> no contiene además el nombre de Jesús?

En el rosario, María nos impulsa a la oración, nos da acceso a la humanidad de Jesús y nos introduce en los misterios de su hijo; En cierto modo, nos hace participar de su oración, la más profunda que haya habido jamás.

El rosario, recitado lentamente, con recogimiento, suele tener el poder de unirnos con Dios en la comunión del corazón. 
¿No nos da acceso al corazón de Jesús el corazón de María? 
Cuando resulta difícil hacer oración, cuando cuesta recogerse en la presencia de Dios, basta comenzar a rezar el rosario (sin llegar a terminarlo la mayoría de veces...) para encontrarnos enseguida en un estado de paz interior y de comunión con el Señor.  Es patente que hoy el rosario <<vuelve con fuerza>> como un  medio de entrar en la gracia de la oración amorosa y profunda. No se trata de una moda o de un retorno a una devoción anticuada, sino de un signo de la presencia maternal de María -tan fuerte en nuestros días- que, gracias a la oración, desea conducir el corazón de todos sus hijos hacia el Padre.

Jacques Philippe


No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad