jueves, 17 de diciembre de 2015

JESÚS TE DA ALAS

Al terminar la noche, despuntando ya el alba, terminó la fiesta,
Se apagaron las luces de colores, finalizó la música y los frenéticos bailes.
El cuerpo exhausto, el sudor con sabor a alcohol saliendo por tus poros dilatados,
Te  refugias en tu habitación dónde ese mismo cuerpo volverá a ser triste, pesado.
Pesada tu alma, de nuevo, tus recuerdos pesados.
¿ Dónde están ahora tus alas?
Se fueron por esas calles oscuras, frías, desangeladas, como se fue tu alegría, por tanto tiempo olvidada.
Se fueron los amigos, esos que te daban todo hasta dejarte sin nada.
Y ahora, en tu soledad, en la que está perdida tu mirada, te sientes afligido y más afligida tu alma.
¿Dónde están ahora tus alas?
Te propongo otra fiesta…,
Tendrás al mejor de los amigos, al que el amor no le falta.
Tus mañanas volverán a ser mañanas y, aún sin sol, con profundidad brillará el alba.
Dónde en tus noches se reflejaran las estrellas, limpias, claras, muy claras.
Dónde acabaran tus miedos y, dónde tus angustias se tornaran esperanzas.
Sacude el polvo, límpiate la cara dejando correr tus lágrimas, que esas lágrimas limpiaran tu corazón y confortaran tu alma.
Por Dios, ábrete a la vida, a lo eterno y abraza…. a Dios abraza.

Ten valor, el valor de la renuncia, porque esa renuncia te lo dará todo.
Ten valor, el valor que no necesita de armas, ni de conquistas, ni de victimas para celebrar la victoria. Tu victoria por el amor será animada.
Valor para enfrentar batallas en las que no tendrás enemigos, dónde desearas  la lucha que habrá de curar tu alma.
Ten valor amigo por que El si…..,

“JESÚS TE DA ALAS”.
Pere Molist

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad