miércoles, 2 de diciembre de 2015

“Como un amigo habla con otro amigo”


“Como un amigo habla con otro amigo” con esta frase describe san Ignacio la oración. Es llamativo que en una amistad profunda la mejor conversación es el silencio, solamente con situarse uno enfrente del otro se establece una comunicación sin mediar palabra, basta una mirada o el simple sentimiento de la presencia del otro. 
Quizás cuando entre dos personas ninguno siente la imperiosa necesidad de romper el silencio, cuando este no nos incomoda, ni nos hace sentirnos agitados, es cuando realmente se ha establecido una verdadera amistad, en la que uno entrega lo más íntimo sin necesidad de describirlo, ofrecerlo o venderlo. 
La intimidad con Dios, la oración de nuestro día a día, puede convertirse en este silencio, del amigo que conversa con otro amigo. Esto no quiere decir que Dios calle, ni que yo no tenga nada que decir sino que no necesitamos inundar con palabras el terreno en el que solo el corazón puede hablar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad