sábado, 8 de julio de 2017

MI TESTIMONIO, MI AGRADECIMIENTO


La Madre me llevó a Caldes de Montbui la noche de su vigila, en diciembre de 2016, a la casa de las Hermanas Cooperatrices de C.R. Siete meses después, tras una intensa vivencia personal, que está consistiendo en acercarme verdaderamente a Dios de una manera más madura y en intentar día a día  llevar este compromiso a la coherencia  (o mejor dicho, en buscar cada día la coherencia con este Amor reencontrado, a través de María), el domingo 2 de julio de 2017, tuve la vivencia gozosa de compartir un retiro para familias junto con mi esposo e hijo en la casa de las Hermanas.


 Me gustaría detallar la experiencia en un texto, pero en verdad no puedo trasladarla en palabras porque  la empobrecería en el mismo intento y no sería fiel a la experiencia. 

Sólo os puedo decir que el domingo culmina para mí una fase importante del reencuentro con el  Señor. 


 Vivir este reencuentro junto a mi familia , en la casa en la que aparecí el 7 de diciembre de 2016 cuando me hallaba al borde de una crisis mental grave, que en el encuentro pudiera escuchar, junto a mi esposo , el generoso y el valiente testimonio de cristianos que también han decidido comprometerse con Jesús de una manera coherente  (  con el corage  que éllo  comporta...) ha sido un hermoso regalo que corona esta primera fase de mi reencuentro con Dios.


 Creo que estoy acabando de entender que amar a Jesús en una sociedad como la de hoy,  nos tiene que dar fuerza suficiente para decir abiertamente si la situación nos confronta: "No. Yo no participo. Yo estoy con Jesús" . Poder desechar sin miedos los "valores" no cristianos que la sociedad del "bienestar" nos inocula desde la tv, prensa, escuela, política,  cine, modas, tendencias, consumismo... es el acto de Amor más justo y grande con el que yo puedo agradecer a Jesús. A partir de hoy voy a tomar las situaciones que podrían alejarme de Dios, enfadándome, entristeciéndome, confundiéndome...como una gran  oportunidad para reconfirmar la Fe, como un gesto de Amor y Fidelidad para con Él.

La valentía de decir NO o de denunciar públicamente  la trampa o el engaño de llamar socialmente "normalidad"o "normal" a lo que erróneamente es tan sólo frecuente o habitual  (por la ignorancia inoculada en la que hemos caído...), para mí, es también una Gracia del Señor, algo que entendí,  pude ver, escuchar y sentir en casa de las Hermanas.

La meditación y la reflexión previa a los testimonios, la cual se nos dio a través del  padre Enrique,  arrojó mucha luz a mi experiencia familiar actual. Un encuadre absolutamente necesario en este momento del camino que atravieso.



 Doy gracias a María por hacerse tan evidente conmigo, por conocerme tanto y por haber elegido expresamente para mi   "re"conversión un tan minucioso elenco de lugares,  mensajeros e instrumentos de Dios. 


Gracias a Dios! Gracias  a María! Gracias a todos los que estuvisteis en el retiro y a los testimonios,  gracias a todos los que nos estáis apoyando en este proceso espiritual con vuestras oraciones y, en especial, gracias a la hermana que casi semanalmente tiene la generosidad de acompañarme en el Santo  Rosario.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad