sábado, 24 de junio de 2017

Por qué llevo la Medalla Milagrosa





La Medalla Milagrosa es una especial medalla basada en las visiones místicas de Santa Catalina Labouré en el siglo XIX. Es un objeto de devoción popular y está asociada a muchos milagros y conversiones.
He aquí por qué suelo llevar una:

1) Me recuerda “escuchar a mi madre” todos los días
Como madre de un niño de tres años y medio, he oído la palabra “no” muchas veces.
Yo: “Xavier, ve al baño”.
Xavier: No
Yo: “No me digas no, sólo hazlo”.
Xavier: “¡No!”.
Esto ocurre innumerables veces al día. Como pueden imaginar, esto puede ser extremadamente frustrante. Me pregunto si María se frustra con nosotros.
Hace casi 200 años Nuestra Madre Santa instó a Catalina Labouré a “tener una medalla acuñada con este modelo. Los que la lleven recibirán grandes gracias, sobre todo si lo llevan alrededor de su cuello”. Nuestra Madre Santísima también le dijo a Catalina: “Ahora hay que llevarla a todo el mundo y a todas las personas”. Por casi doscientos años, este mensaje ha estado disponible para nosotros, sin embargo, hasta esta Navidad pasada, todavía no llevaba uno alrededor de mi cuello.
Me pregunto si María se siente frustrada, como cualquier madre lo está cuando los niños no toman su consejo o aceptar su ayuda. Yo sé cómo me siento después de un debate de 30 minutos con un niño de tres años sobre por qué tiene que por lo menos tratar de hacer pis. Doscientos años de “lleva esto, te ayudará”, y que muchos no la escuchen ¡debe ser agotador!
2) Es conocida como la “Medalla Milagrosa” por una razón ¡y me encantan los milagros!
Cuando la medalla surgió por primera vez, se le llamó la medalla de la Inmaculada Concepción. En menos de diez años se hizo conocida como la Medalla Milagrosa debido a las muchas gracias y maravillas que se asociaron rápidamente a su uso. Según una fuente, entre 1930 y 1950, se concedieron más de 750.000 favores registrados solamente en la ciudad de Filadelfia.
Nuestra Madre quiere que le pidamos oraciones. Nuestro Señor quiere que vayamos a Él y le digamos lo que está en nuestra mente y en nuestro corazón. Tener esta medalla en el cuello en todo momento es un recordatorio constante para orar. Y como María prometió, aquellos que la lleven recibirán grandes gracias.
3) Grandes hombres y las mujeres la han llevado puesta y han animado a otros a usarla
Dos individuos particulares me vienen a la mente: San Maximiliano Kolbe y la beata Madre Teresa de Calcuta. Antes de que San Maximiliano valientemente diera su vida por otro hombre, comenzó un movimiento y una organización, conocido como los Caballeros de la Inmaculada. Él hizo que la medalla milagrosa fuera la insignia del grupo y cada miembro llevaba una. Él dijo que era una “bala de plata” contra el mal.
Madre Teresa de Calcuta, conocida por sus obras de caridad en todo el mundo, la llamó “medalla de la caridad”. Ella dijo que la medalla es una señal de que Dios ama a cada individuo en cada momento de nuestras vidas.
4) Es un recordatorio para pedir ayuda
Las imágenes de la medalla fueron diseñadas por la Bendita Madre y dictadas a Santa Catalina Labouré. Nuestra Santísima Madre dijo que los rayos procedentes de algunos de sus dedos demuestran las gracias que Dios da a través de ella a los que las pidan y estén abiertos.
Hay algunos dedos donde no se ve ningún rayo. María dijo que es para demostrar las gracias que no se dan porque no se las pidieron. Es solo otro recordatorio de Mateo 7,7: “Pedid y se os dará”.
5) Es un símbolo de lo que es más importante
Cuando empecé a escribir este artículo, mi foto de perfil de Facebook incluía una bandera de Francia para mostrar mi apoyo y oraciones por aquellos que han sufrido una gran tragedia. Hay una bandera de Estados Unidos colgada en la puerta de nuestra casa para demostrar nuestro patriotismo. A menudo usamos colores para apoyar a los afectados por diferentes enfermedades y cuando estamos animando a nuestro equipo deportivo favorito, nos ponemos una camiseta apropiada. Todas estas cosas tienen cierta importancia en nuestras vidas. ¿Pero que es lo más importante? Para mí, es mi fe. Si los signos y símbolos son importantes para las cosas menores ¿por qué no mostrar mi entusiasmo por la bendición más grande de todas? La fe en Nuestro Señor y el amor de nuestra Madre.

Para Navidad, pedí y recibí una Medalla Milagrosa. Hay de muchos estilos diferentes realizados por muchas empresas y organizaciones diferentes. Busqué mucho en Internet y finalmente encontré un collar de estilo simple que siento que se ajusta a mi personalidad. La uso todos los días. Encuentro consuelo en ella. Estoy muy agradecida por el don de la gracia y la paz que me da.

Amy Brooks 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad