miércoles, 7 de junio de 2017

Cuando el Espíritu se mueve, ¡ve con Él, sin excusas!



¿Una buena forma de evangelizar a muchos jóvenes a la vez? Colocarte a la entrada de un famoso festival musical con un cartel, algunos regalos y una sonrisa.

Eso es lo que el P. David Jenuwine hizo el último fin de semana de mayo, en BottleRock Napa, un festival musical de tres días, con alrededor de 30 mil asistentes.
En su cartel se podía leer simplemente: “Sacerdote católico. Bendiciones, oraciones, confesiones, respuestas”.
El P. Jenuwine, vicario parroquial en la parroquia San Apolinar en Napa, estado de California, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI–, que estaba buscando formas creativas de acercarse a los jóvenes, cuando se enteró del festival.
El sacerdote dijo que se inspiró en una charla sobre evangelización que dio el P. Mitch Pacwa, de EWTN, algunas semanas atrás.
“Mi ministerio juvenil dijo que bueno, BottleRock es este fin de semana, pero es un caos”, dijo.
“Y yo dije, bien, ¡hagámoslo!”.
El P. Jenuwine se ubicó a un lado del festival, mientras que su equipo de Evangelización en las Calles San Pablo acampó del otro lado. Ellos rezaron por 20 minutos ante el Santísimo Sacramento antes de salir a las calles, “pidiendo por las gracias que necesitamos y para entrar en la zona”, dijo el sacerdote.
Además de las oraciones y las respuestas, ofrecieron rosarios, tarjetas de oración y medallas.
“Esa primera noche regalamos todos los rosarios, todas las tarjetas de oración, todas las medallas milagrosas que teníamos, pero ciertamente encontramos más, así que fuimos otra vez el domingo”, dijo el P. Jenuwine.
Se quedaron en el festival por cerca de cinco horas el sábado y otras dos horas el domingo.

Las respuestas fueron diversas, dijo el sacerdote.
“La mayoría del tiempo hice contacto visual con personas y dije ‘Hola, ¿cómo estás?’”, recordó el sacerdote. “Y algunos estaban como ‘¿es él realmente un sacerdote?’”.
Otros lo saludaron amablemente: “¡Hola Padre! Qué bueno verlo por aquí”.
Algunos fueron más escépticos. Cuando un miembro del equipo San Pablo le entregó el rosario, el que lo recibió preguntó “¿esto viene con una charla?”.
“Hubo un chico que dijo ‘¿para qué están trayendo esto aquí?’”, recordó.
“Y yo dije ‘estamos aquí para decirte que Dios te ama’. Y él dijo ‘yo ya sé eso’. Así que le dije ‘¡bien por ti! Eres uno de los pocos’”.
Otros trataron de evitarlo sacando sus teléfonos y fingiendo estar ocupados.
“Pero aun así, si estaban ignorándonos a propósito entonces hicimos un impacto, porque sabían que estábamos ahí”, dijo el sacerdote.
También hubo algunos que obtuvieron bendiciones el sábado y que volvieron por otras el domingo.
“Había algunas personas saliendo de su Uber y dijeron ‘oye, ¡él está aquí todavía! Padre, nos puede dar una bendición?’”.
“Incluso escuché un par de confesiones”, dijo, aunque a quienes confesó eran personas que ya conocía.
Uno de los miembros de su equipo le tomó una foto junto al cartel en la calle, y el P. Jenuwine lo publicó en Facebook. La fotografía, publicada también en el sitio web Reddit, se convirtió en tendencia.

El P. Jenuwine y su equipo buscan repetir la experiencia de evangelización, pues “creo que hicimos un pequeño chapoteo” y “en un sentido, esto de alguna forma comenzó algo para nosotros”.
El sacerdote destacó que se sorprendieron por “cuán fácil fue”.

“Creo que a menudo nos quedamos atados en la planificación, planificación, planificación. Pero cuando el Espíritu se mueve, ¡ve con Él. Sin excusas”, señaló.

Fuente: Aciprensa






No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad