martes, 27 de junio de 2017

"ME SEDUJO SU VALENTÍA"

Xavier Novell, con 43 años, es el obispo más joven de España y uno de los mejor documentados en temas de nueva evangelización y pastoral joven. Pertenece a una generación que no teme al trato con los medios de comunicación.



Usted, antes de ser obispo, como vicario general en Solsona, formó a una gran hornada de laicos evangelizadores.
La impulsamos una serie de curas jóvenes, pero mi predecesor, el obispo Deig, creyó en ello y lo apoyó y hasta se plantó frente a cierto clero reticente. La vitalidad actual en Solsona se debe, sin ningún género de dudas,a esos 13 años de formación de laicos, que se suma al trabajo cotidiano de muchos sacerdotes. Hoy apoyan la pastoral de jóvenes, de niños, las parroquias, etc... Son laicos que rezan la liturgia de las horas, que se reunen en clima de oración, de eucaristía diaria, con retiros en silencio más exigentes que los de muchos curas. Ellos nutren la pastoral de nueva evangelización.

Pero Solsona sigue teniendo sólo un seminarista...Es una pobreza vocacional que dura ya muchos años. Mi esperanza es que tras este trabajo lleguen las vocaciones. Ahora estamos empezando, con humildad, grupos vocacionales de chavales de 12 a 15 años, que es la edad de plantearse el llamado al sacerdocio o la vida religiosa.



En el libro «El obispo Novell» vemos fotos de su época «scout», pero ahora usted dice que el método«scout» no evangeliza.
La Iglesia adaptó el método «scout», con modificaciones, para ayudar a crecer en lo humano y en la fe a jóvenes que eran firmemente católicos. Pero los jóvenes de hoy no lo son, necesitan antes un anuncio e iniciación en la fe. El escultismo, para ser evangelizador hoy, ha de incorporar eso.

–Los sociólogos Putnam y Lim dicen que la práctica religiosa regular aporta bienestar si se hace con amigos. 


Claro, es que eso es la clave de la nueva evangelización: vínculos fraternos, hasta afectuosos, con oración compartida. Eso se ve en los nuevos movimientos. Yo quiero que cada parroquia tenga un núcleo así, de personas que rezan juntas y están contentas por ello. Eso las hace atractivas.

«Me sedujo su valentía»
Noemí Vilaseca es la periodista solsonense que ha escrito
«El obispo Novell» (Ed. Milenio).
«No soy de pisar mucho los templos», dice,
pero «Novell es valiente y eso me sedujo».
En el libro «no hubo ningún tema tabú
y respondió a todas las preguntas».
Junto con el fotógrafo, le siguió
y reflejó su actividad cotidiana.
¿Se confesaría la periodista con el obispo?
«Mmm... es que propone un cristianismo muy exigente», reflexiona Vilaseca


Religión en libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad