domingo, 14 de mayo de 2017

QUE NO TIEMBLE VUESTRO CORAZÓN


Quisiera empezar presentando dos contrastes. El primer contraste; por un lado, las palabras de Antoni Puigverd, periodista de La Vanguardia, tertuliano de RAC 1, que pronunció en una conferencia titulada “La situación del cristianismo en Catalunya” y, por otro, el evangelio de hoy.

La conferencia empieza con estas palabras: Dios ha desaparecido del mapa. Finalmente, la predicción de Nietzsche ha tomado cuerpo en Cataluña: Dios ha muerto. Ha muerto tan intensamente que los jóvenes ya no tienen ni tan siquiera noticia. Dios ha muerto y se pierde hasta el recuerdo. Dios se está volatilizando.”

Ante esto, las palabras de Jesús en el evangelio: “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí”.

Segundo contraste: Dice el periodista: “Cataluña es el país más laicizado del mundo. Hay estudios sociológicos que describen Cataluña como la zona de Europa donde la práctica religiosa es más baja. Y como que Europa es la zona más laicizada del planeta, la conclusión es clara. Cataluña es campeona mundial de laicidad.”
Ante esto, las palabras de Jesús en el evangelio: “Creed en Dios y creed también en mí”.

¡¡Contrastes dolorosos!! ¡¡Que nos interpelen, que nos cuestionen!! Tenemos parte de culpa. Seguro. Yo el primero.

¿¿Y qué hemos de hacer?? Tantas cosas hemos de hacer... Yo propongo una: ¡¡ser auténticos!! Él está con nosotros en cada instante. ¡¡Seamos en cada instante auténticos!!

¡¡Porque el anhelo de Dios está en las personas!! Hace unos días empezaba la última charla con los padres de catequesis con una canción “feel” de Robbie Williams, subtitulada. Es una canción que es casi, casi, una plegaria. Durante la canción va repitiendo: “Sólo quiero sentir amor verdadero” (cinco veces). Empieza y acaba la canción diciendo: “ven y toma mi mano”… (gesto) y en alguna estrofa habla de Dios. Pero, al final, hay una expresión poética, fuertísima, ¡¡que habla de este anhelo de Dios que hay en todos!! , dice: “Hay un hueco en mi alma. Puedes verlo en mi rostro. Es un lugar verdaderamente enorme.”

¡¡El hueco!! ¡¡El anhelo existe!! ¡¡En todos!! Dios nos ha hecho de tal manera que sólo Él nos puede llenar. ¡Sólo Él! ¡¡El corazón de todos le está esperando!! ¡¡Seamos auténticos!! ¡Aportemos valores!, alegría, consuelo, esperanza, fortaleza moral, y el coraje de una minoría crítica. ¡¡Enseñemos qué es amar!!

¿Cómo ser auténticos? ¿Cómo hacer todo esto a partir del evangelio de hoy? Dos modos: 1) En diferentes momentos aparecen las palabras “conocer” (cuatro veces), “ver” (tres veces) y, “creer” (seis veces), que no se pueden entender en un sentido teórico o físico, sino, que expresan una experiencia de vida... que nace de la intimidad con el Señor. La autenticidad pasa por la intimidad con el Señor.

2) Me gusta orar con frases cortas del evangelio. Irlas repitiendo, repitiendo, interiorizando, dialogando... ¡Hoy hay dos fantásticas para hacerlo! 

“Que no tiemble vuestro corazón”. Que tu corazón, Francesc, no tiemble... Lo repito, una vez, y otra, va calando, va entrando... Os aseguro que el corazón se serena. Tantas veces que no tenemos paz...

La otra frase es: “Creedme, confiad en mi ”... lo repites, una vez, dos, tres, y a la tercera, empiezas a detectar ámbitos, no estás confiando... y empiezas a hablar con Él, y, ¡¡siempre gana!! Y os aseguro que crece nuestra confianza en Él.

Fijaros qué acaba Jesús diciendo al final: “Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores”. De la intimidad con el Señor nacerá nuestra atenticidad que nos llevarà a hacer las obras que el quiere darnos ...

Francesc Jordana









No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad