viernes, 5 de mayo de 2017

DESMONTANDO MITOS....... Y TRANQUILO ¡¡ MARCA LA X ¡¡


Un año más, los ciudadanos estamos citados a realizar la Declaración de la Renta. Toca, por lo tanto, ver, escuchar y leer sobre la (¿conocida?) casilla de la X a favor de la Iglesia: una opción que cada contribuyente puede seleccionar libremente para destinar el 0,7% de la cuota íntegra a la Iglesia Católica. Y remarcamos lo de ¿conocida? por el desconocimiento generalizado entre parte de la ciudadanía que desemboca, pues, en la vigencia de algunos mitos.

Marcar con una 'X' la casilla de la Iglesia Católica es...
Atender a cinco millones de personas con diferentes necesidades en más de 9.000 centros sociales y asistenciales de la Iglesia.

Ha llegado el momento de desmontarlos ante la opinión pública. Estas son cinco de las (falsas) creencias sobre la Iglesia Católica y los datos que lo demuestran.

MITO 1.  El Estado paga cada año miles de millones de euros a la Iglesia Católica
Tanto como 11.000 millones de euros, según algunas voces. Otras opinan que la cantidad percibida es mayor. O menor. La verdad es esa: no existe una cifra única, porque cada año varía, si bien la media anual ronda los 250 millones de euros. La parte incierta en este baile de números es el quién, porque el Estado no es la parte que asigna el dinero a la Iglesia Católica. Son los contribuyentes. En otras palabras, los ciudadanos.

La Iglesia no recibe ninguna asignación en los Presupuestos Generales del Estado desde 2007. Ese año, ambas partes acordaron que la Santa Sede percibiría anualmente el 0,7% de los impuestos de los contribuyentes que de manera voluntaria marcan la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta. Es por esto que la cantidad fluctúa en función del año y la coyuntura económica del momento. En época de crisis, la asignación total correspondiente a ese 0,7% era, por tanto, inferior a cuando la economía ha vivido una mejoría.

Otras confesiones religiosas sí que cuentan con una asignación directa por parte del Estado, a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia. En este sentido, la Iglesia Católica se ha mostrado partidaria de ampliar el número de casillas en la Declaración de la Renta dirigidas a aportar dinero de forma voluntaria a otras confesiones religiosas.

Marcar con una 'X' la casilla de la Iglesia Católica es...
Proteger el patrimonio cultural e inmaterial de la Iglesia. Todos los bienes, fiestas y celebraciones generan una riqueza de 32.520 millones de euros y 225.000 empleos totales.

 MITO 2.  Pero, ¿y los colegios concertados o la atención religiosa en hospitales o cárceles?
La Constitución Española así lo estipula: los padres tienen derecho a elegir la educación de sus hijos conforme a sus convicciones. Los colegios reciben una dotación económica por el hecho de ser una institución educativa, no eclesiástica. La Iglesia no percibe dinero. Sí los colegios, que obtienen una cantidad por cada plaza que se oferta porque ofrecen a la sociedad una propuesta educativa libre. Lo mismo ocurre con otros centros educativos que profesan otros ideales religiosos.

Sanidad, conservación del patrimonio o ayuda a las personas más desfavorecidas. Las instituciones que conforman la Iglesia Católica perciben una dotación económica por el servicio que prestan, y no por su carácter confesional. Esto explica la asignación de dinero a los colegios concertados, y también a la atención religiosa en hospitales o cárceles.

Existe el pensamiento, erróneo, de considerar la presencia de capellanes en los centros hospitalarios un privilegio. ¿Por qué? Cualquier persona enferma tiene derecho a ser atendida religiosamente, independientemente de la confesión, y por tanto el Estado está obligado a proteger ese derecho. La percepción de una mayor presencia de capellanes en hospitales responde a una situación muy simple: el catolicismo es la confesión más numerosa de España. Este derecho a la atención de las personas es el mismo en las cárceles o en el ejército.

Marcar con una 'X' la casilla de la Iglesia Católica es...
Contribuir al desarrollo de la educación y el conocimiento a través de 2.600 centros católicos que forman a un millón y medio de alumnos, y de los centros que imparten libremente la asignatura de religión a 3,5 millones de jóvenes.

MITO 3.  Solo el 2% del dinero de la Iglesia va a parar a Cáritas
Otro mito. Tan incorrecto es el porcentaje como el concepto, porque Cáritas y la Iglesia son lo mismo. En términos generales, el 65% del dinero de Cáritas procede de la Iglesia, a través de las parroquias, donativos o suscripciones. Una cantidad que la institución declara en la Memoria Económica de Cáritas como ‘Fondos Privados’, para diferenciarlos de los ‘Fondos Públicos’. Por tanto, Cáritas es una labor de la Iglesia.

Otro punto que genera dudas es la asignación de dinero a Cáritas al marcar la casilla de ‘Fines Sociales’ en la Declaración de la Renta. Muy sencillo: únicamente se destina a los proyectos que Cáritas presenta, reconocidos por el Estado por su contribución al bien de la sociedad, y no a la estructura general de la organización. En este caso son los propios miembros de la Iglesia Católica y los voluntarios quienes costean tanto la estructura como las atenciones parroquiales. Una labor, en su gran mayoría altruista, que beneficia a más de cinco millones de personas.

Marcar con una 'X' la casilla de la Iglesia Católica es...
Colaborar con el desarrollo y promoción de los pueblos y ayudar a la primera evangelización. Más de 13.000 misioneros españoles participan en 266 proyectos en 128 países.

MITO 4.  La Iglesia es una privilegiada: no paga el IBI
La institución eclesiástica está sometida al régimen fiscal general. En otras palabras, no goza de ningún privilegio ni trato único. La totalidad de las entidades sin ánimo de lucro en España se rigen bajo el mismo régimen, como las fundaciones, asociaciones de utilidad pública y otras confesiones religiosas. No hay, pues, una condición especial para la Iglesia.

Es cierto. La Iglesia Católica no paga el Impuesto de Bienes Inmuebles. Ni las muchas federaciones deportivas que hay en España. Tampoco los partidos políticos, ni sindicatos. El Museo del Prado, la Cruz Roja no lo pagan. Y, claro está, ninguna otra comunidad religiosa. Esta exención está regulada por la Ley de Mecenazgo (Ley 49/2002) y supone un incentivo a todas aquellas instituciones y organizaciones que desarrollan una labor beneficiosa para la sociedad.

Marcar con una 'X' la casilla de la Iglesia Católica es...
Atender a 200.000 personas enfermas en domicilios y hospitales, y acompañar a miles de personas con el mantenimiento de más de 23.000 parroquias, 800 monasterios y 12.000 asociaciones de fieles.

MITO 5.  El dinero de la Declaración de la Renta se lo llevan los sacerdotes
Entre otras muchas personas y labores de la Iglesia para el bien individual de las personas y el bien común de la sociedad. La cantidad resultante del 0,7% de la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta se destina al sostenimiento de la institución y de las diferentes actividades que la configuran: celebrativa, pastoral, educativa, cultural, asistencial y evangelizadora. En términos globales, el número de declaraciones con asignación a la Iglesia en 2016 fue de casi nueve millones, lo que supone cerca del 35% del total.

La cantidad percibida anualmente la distribuye la Conferencia Episcopal entre las 69 diócesis españolas de una manera justa, de modo que las sedes con menos posibilidades reciben más dinero para su sostenimiento. Aproximadamente el 25% de sus recursos económicos provienen de la asignación libre de los contribuyentes en su Declaración de la Renta, mientras que el 75% restante procede de donaciones y colectas.

En cuanto a la dedicación de los recursos económicos, cada diócesis funciona como una familia, de ahí que cada una de ellas distribuye los ingresos y gastos de manera diferente. Con un punto de unión: el mayor porcentaje de los ingresos se destina a actividades asistenciales y pastorales.

Marcar con una 'X' la casilla de la Iglesia Católica es...

Acompañar a las diez millones de personas que asisten a misa regularmente y ayudar a la labor litúrgica de la Iglesia. Las celebraciones religiosas aportan cinco mil millones de euros al año.

Fuente: La Vanguardia (Desmontando mitos)
http://www.lavanguardia.com/lv/monograficos/desmontando-mitos-iglesia-catolica/




No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad