miércoles, 2 de septiembre de 2015

Mil caras co un único propósito


¿Cómo sabes que eso es bueno? ¿Estás seguro? Estas u otras preguntas nos aparecen constantemente ante decisiones, deseos, motivaciones con las que tenemos que lidiar en la vida cotidiana. 
Ignacio de Loyola se había estudiado a sí mismo y conocía cómo actuaba lo que él llamaba el “mal espíritu.” Es algo que no viene de Dios y nos intenta dañar de cualquier manera.

En los Ejercicios Espirituales se nos avisa que nos engaña mucho más de lo que creemos. Cuando vamos bien, animados y haciendo lo que debemos actúa entristeciéndonos, con trampas, para que lo dejemos. 
En cambio, cuando estamos avanzando por sendas que hacen y nos hacen daño sin saberlo, el mal espíritu nos incita a continuar con más tentación, más estímulos y acallando la conciencia.

Se disfraza de infinitas maneras. Tiene mil caras. Todo con un único propósito: equivocarnos y alejarnos de Dios y de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad