martes, 30 de junio de 2015

Nadie sobra


Ignacio amaba a la Iglesia. No la veía como un órgano de poder, o una estructura administrativa, o la alternativa perfecta a la sociedad... la veía como una madre y era consciente de que, además de santa, era pecadora. Pero optó por ser de la Iglesia. 

Especialmente, en un tiempo en el que lo fácil era renunciar a ella.

Tanta importancia le daba a la Iglesia que redactó unas "Reglas para sentir CON la Iglesia" en sus Ejercicios espirituales. Y es sorprendente el cariño que desprende su redacción. Sin ir más lejos, diez de las dieciocho reglas están dedicadas a alabarla.

Su deseo de Iglesia recuerda a la armonía que se crea cuando las personas bailamos. Una armonía por la compenetración pero, también, porque, a pesar de que nos equivocamos, nadie sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad