Gran ánimo y generosidad


“Al que recibe los Ejercicios Espirituales mucho aprovecha entrar en ellos con grande ánimo y liberalidad con su Criador y Señor, ofreciéndole todo su querer y libertad, para que su divina majestad, así de su persona como de todo lo que tiene se sirva conforme a su santísima voluntad” [EE.EE 5].
Nos encontramos así con una hoja de ruta para aquel que va a empezar la experiencia de los Ejercicios Espirituales. A todo aquel que va a iniciar este viaje espiritual, Ignacio recomienda hacerlo con mucho ánimo sobre todo cuando en el camino aparezcan las desolaciones, y con una gran capacidad de ser generosos para darlo todo según vayamos identificando cuál es la voluntad de Dios.
Y esta actitud a la que nos invita Ignacio, aplica para todo momento en nuestra vida. 
Animo porque habrá vaivenes, momentos altos y bajos, y no debemos perder el entusiasmo ni debemos desanimarnos ni tirar la toalla.
Y generosidad, porque dar pasos en la vida implica estar dispuestos a darnos, a salir de nosotros mismos, para poder amar y servir, dándole así sentido a nuestras vidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

ORACION POR LOS HOMBRES

LA ORACIÓN DE ABRAHAM