sábado, 31 de diciembre de 2016

....... LES DA PODER PARA SER HIJOS DE DIOS, SI CREEN EN SU NOMBRE.


Al concluir el año, no olvidemos la fuerza que nos viene de la Palabra, no olvidemos la Palabra de Jesús, nos ayudará a perseverar hasta el final, nos ayudará en todas las situaciones en que nos encontremos en esta vida. Confeccionemos nuestros actos y decisiones conforme a ella y estaremos cumpliendo la voluntad del Señor. 
Feliz y Santo año.


Juan 1, 1-18

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la palabra era Dios. La palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: <<Este es de quien dije: "El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo">>. Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: su Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad