martes, 25 de agosto de 2015

"En tiempos recios, amigos fuertes de Dios"

El día 2 de agosto nos unimos a los casi 150 jóvenes que partían en la II Peregrinación de jóvenes del Obispado de Terrassa. La meta: Avila, y el Encuentro Europeo de Jóvenes que allí tenía lugar bajo el lema "En tiempos recios, amigos fuertes de Dios". Y unas etapas previstas para conocer más a Teresa de Jesús y sobretodo a Jesús de Teresa.
Ese domingo de partida, tuvimos una parada muy especial en el Monasterio de la Aguilera, donde fuimos recibidos con tanto cariño y alegría por las Hermanas de Iesu Comunio, con quienes festejamos el cumpleaños de nuestro obispo, Monseñor José Angel, que nos acompañaría en todas las etapas. ¡Qué pastelitos de cielo, Madre mía! No es que sea el mejor recuerdo, pero tiene su valor.

Con ellas celebramos la Eucaristía presidida por Monseñor, y he de confesar que quedé seducida por el canto gregoriano femenino mejor logrado que yo había escuchado hasta ahora (subrayo lo de femenino). Tanto más cuanto los cantos que se conocen de esta comunidad son de otro estilo más actual.
De allí, fuimos conducidos a Peñaranda de Bracamonte donde nos alojamos durante tres días en un Polideportivo, que no se caracterizaba precisamente por el fresquito que los jóvenes pasaron luego en Avila...
Renovación promesas Bautismo en torno a la pila bautismal de San Juan de la Cruz

 Cada día por la mañana rezábamos Laudes y teníamos una dinámica y sabrosa catequesis, seguida de un intercambio en pequeños grupos. Lo hacíamos siempre en lugares especiales: en las Carmelitas de Peñaranda el primer día, en Fontiveros cuna de san Juan de la Cruz el segundo y en Gotarrenduna, lugar de la infancia de Teresa el tercero.

Por las tardes tras la celebración de la Misa, empezábamos nuestras marchas de unos 15 kms más o menos cada día, entre los paisajes dorados de Castilla. Nuestro Obispo abría cada día la marcha.
El primer día al anochecer llegamos a Alba de Tormes e hicimos una peregrinación con lamparitas hasta el lugar donde se venera el cuerpo de Santa Teresa. Allí pudimos encomendarnos muy especialmente a ella.
El tercer día de marcha se nos unieron ya para la Eucaristía el cuarto autobús de la diócesis procedente de Terrassa-Granollers. Éramos 190. Allí nos hicimos la foto de grupo de todos los participantes de la diócesis entorno a nuestros pastores, que encabeza esta publicación 
La llegada a Avila al caer la tarde fue muy especial. Las fotos en el lugar de encuentro de los 4 postes no paraban, sobre todo de cara a las murallas medievales.
Representación teatral en el convento de San José de Avila
El jueves, viernes y sábado participamos a las catequesis que nos asignaban y a los diversos talleres que se desarrollaban a lo largo y ancho de la hermosa ciudad, alternando con visitas turísticas en lo que daba el tiempo. Cada día estaba marcado por un itinerario teresiano que nos ayudaba a conocer más el camino espiritual de Santa Teresa.
Con Monseñor Francisco Cerro que dio la primera catequesis a la que asistimos, y nuestro amigo Nico
El clima era de gozo, alegría, fe profunda
En momentos difíciles, como en la primera espera casi interminable de la comida, siempre había grupos que sabían poner chispa y convertían el drama en espectáculo genial.
Cada noche había en el recinto donde nos congregaban y se repartía la comida, espectáculos con grupos, cantantes, humoristas muy variados. Uno de los días hubo un hermoso espectáculo con proyección audiovisual sobre las murallas
La primera noche en Ávila tuvimos un encuentro de todas las diócesis catalanas junto al Monasterio de la Encarnación. Allí se presentaron las diversas delegaciones y algunos testimonios de los jóvenes que habían venido caminando
Compartimos el viernes otro momento entrañable en el Parque de san Antonio. Un acto penitencial que no dejó indiferente a ninguno, muy bien preparado y que tocó mucho los corazones de la mayoría de los jóvenes que se acercaron al sacramento de la Misericordia.


La Vigilia del sábado fue una pasada con la música, testimonios, adoración y homelía extra de Mons. Xavier Novell que si no la habéis escuchado o leído, vale la pena descubrirla http://www.eej2015.com/es/2015/08/09/homilia-de-mons-xavier-novell-en-la-vigilia-del-8-de-agosto-eej2015/


Varios voluntarios con las cofradías de Avila hicieron posible que en el escenario tuviéramos la imagen de santa Teresa y el Cristo del Humilladero tan queridos de los abulenses.
Y concluímos el domingo día 9 con la Eucaristía, presidida por Mons. Ricardo Blazquez y concelebrada por unos treinta obispos y más de 50 sacerdotes. Allí se nos leyó un mensaje que el Papa Francisco había enviado  a los jóvenes allí presentes: «no os conforméis con una vida mediocre y sin aspiraciones y  esforzaros, en cambio, para crecer en una profunda vida de amistad con Cristo».
Concluimos con las palabras de un joven
"Una semana increíble, construyendo vida diocesana, haciendo nuevos amigos, con 1000 anécdotas, conociendo más a Santa Teresa y a Jesús. 
¡Damos gracias a Dios por estos días llenos de bendiciones!" 










No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad