Tú sabes que te amo

¡Qué ocurrencia la tuya!. Te había negado en la “noche oscura” de la fe y ahora me pides que te diga si te amo.
Me sentí turbado.
Sin embargo, aquella tarde junto al mar, comprendí que tu Amor cura y sana todas mis infidelidades. Descubrí que tengo que mirarte más a Ti. Que es preciso “el olvido de sí”.
De pronto parecía que el mar se llenaba de la luz de tu rostro, pues había comprendido lo que era el Amor… Basta un gesto, un sí para hacer entrar a borbotones tu amor en nuestras vidas y en nuestro corazón.
Sí, te amo, Señor. Sencillamente. Sin “hacer alardes” de nada.
Te amo porque Tú me amaste primero y dejaste impreso en mi corazón tu paso por mi pobre vida.
Monseñor Francisco Cerro Chaves

Comentarios

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

¿QUIÉN DEFIENDE AL OBISPO NOVELL ? PILAR RAHOLA....GRANDE!!

BODA EN NUESTRA CASA!!! ROBERT Y CARME