Una luz en la noche

   No lo pude resistir y a pesar de las trabas que fui encontrando de nuevo me propuse participar en una nueva aventura de los Centinelas. Allá nos fuimos el sábado a la tarde con Andrés y Aida, que con espectación no dudron en participar. Marta la primera inscrita, se quedó con muchas ganas de venir, pero accidentada, Jesús le había preparado una participación de muy distinta a la programada. Dios no deja de ser una caja de sorpresas. 
   Pero dejo a uno de los participantes contarnos la maravillosa experiencia.
   El sábado pasado unos cincuenta jóvenes se reunieron en la Iglesia de Santa Ana para vivr una experiencia única: llevar la luz de Pascua en la noche de Barcelona.
   Nervios, emoción, pero también un buen rollo. y en todos nosotros la sensación de de que estabamos a punto de hacer algo muy grande, cuyas consecuencias no estarían en nuestras manos.
   Jóvenes venidos desde diversas realidades, movimientos,y desde otras ciudades para ponerse al servicio de la nueva evangelización, y abandonarnos al Espíritu Santo para ser sus intrumentos...
   Tras las presentaciones iniciales y las formaciones, una de las cuales fue asegurada por Tote Barrera, del Curso Alpha, tomamos fuerzas cenando y saliendo hacia la Iglesia de San Juame. Allí preparamos la iglesia como quien prepara con mucho cariño una mesa para un encuentro entre enamorados.
   las puertas se cerraron y como los discípulos vamos a pasar un rato a solas con Cristo Resucitdo. "No tengáis miedo" nos va a decir. "Soy yo que os envío". Os envío a la guerra. A la guerra entre la Luz y la noche. A rescatar de las tienieblas a muchos que están cautivos de la noche, invitándoles a encontrarse con Aquel que ya la ha vencido. Aquel que es la Luz del mundo.
  Recibimos entonces la noticia de que seríamos enviados y las puertas se abrieron: comenzaba de nuevo una Luz en la Noche. La verdad es que la Iglesia de San Jaume fue un continuo entrar y salir de gente. Hubo cola todo el tiempo, como nuca la había habido.  
  Turistas, jovenes alejados, curiosos, gente con dramas personales, etc. a las 2hs se cerraron de nuevo las puertas y con un clamor de alegría vamos a dar gracias a Dios por haber vivido esta experiencia.Y vamos a rezar por todos aquelos que habian dejado a los pies de Jesús su oración. Y fueron muchísimos.
  La alegría de ser apostol de Jesús se respiraba en el ambiente de los centinelas. Porque ahora todos los que van a participar en un la ULLAN, somos ya centinelas de la mañana. De la mañana de Pascua.
  ¡Felicidades a todos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

LA ORACIÓN DE ABRAHAM

ORACION POR LOS HOMBRES