jueves, 30 de marzo de 2017

TESTIMONIOS CORRESPONDIENTES A LOS EJERCICIOS DE LA PARROQUIA DE CARDEDEU



De este retiro, no esperaba nada y lo esperaba todo. Dios no falla. Estoy muy metida en política. Y cuando es así, necesitas discernimiento y trabajar por la unidad. Ví lo que no debo hacer por el bien de la paz. Durante los ejercicios, Dios me habló de esto: de la búsqueda de la paz. Esto fue mi tema. Después de pocas horas, fue mi tema. Todos los Ejercicios Espirituales pasaron centrados en ello. Que Dios me siga iluminando para la paz.

Yo tenía ganas de los Ejercicios Espirituales. Pero es como en la autopista en que necesitas gasolina, y no te paras en la aérea de servicio diciéndote “me pararé en la siguiente”. Cuesta parar, sin embargo lo necesitas. Vino no por algo concreto. Pero me permitió poner todas las cosas en su sitio. Fue en reencuentro con Dios Y recuperar cosas dejado de lado. Volver sentir a Dios. Es necesario parar de esta manera, estar en silencio, considerar la familia maravillosa que tengo…

El año pasado me descargué un montón. Este año, vine con una meta. Me ha abierto más mi vocación. Fue un abrirme más. Me han emocionado estos 2 días. Gracias al Padre por todo lo que me ha aportado.



Hace 2 años que vivo los Ejercicios sin la emoción de cuando era joven. Delante del Sagrario, estuve tomando el sol del Señor. Pero en mi desierto tuve una lucecita: ver todo lo que Dios me ha dado y como me ha ido transformando: hay cosas que hago con más facilidad…. Vi que el Señor me concedió, después de tiempo, lo que le había pedido.

Me faltaba algo. ¿A ver qué? He revisado mi vida. Hubo altibajos pero siempre tuve fe y plegaria a mi manera. A veces, me encontré sola. Delante del peligro, preguntaba ¿Señor, dónde estás? He ido creciendo en la fe. Veo y me doy más cuenta que el Señor siempre ha estado conmigo. A veces, quiero resolver sola las cosas y pido perdón. Estoy contenta: he hecho un buen repaso de mi vida.

Estos días fueron para mí una gran experiencia. Es la primera vez que hago Ejercicios. Me faltaban cosas: el evangelio,… Me han llenado bastante. A menudo me siento sola. Los Ejercicios me han quitado tapones. Encontré paz, acompañamiento. Jesús y el Padre están siempre con nosotros. Gracias al Padre que me ha ayudado mucho.
Solo puedo dar gracias. Tuve un entorno muy religioso, pero cerrado. Los Ejercicios me han abierto perspectivas.
Ya vine el año pasado. Sé que siempre hay alguien a mi lado. Quiero volver el año que viene.

Vine con ganas. Estuve agotada el sábado. Y hoy, no me quiero ir. Fue un renacer. Lo que he visto es que: se acabaron los porqués en mi vida. Siento a Dios muy cerca pero con muchos porqués que se me ocurren. Y ahora, cada vez lo entiendo menos, pero lo amo más. Durante estos días, me dijo: “Para de preguntar. Estoy a tu lado”.
Nunca había visto mi fe como un tesoro. ¡Tengo un tesoro, y me preocupo por tantas cosas! No daba importancia a  mi fe. Mi vida fue reenfocada.


Jesús me ha hecho una promesa. Me dio una advertencia y un consejo. Me prometió estar siempre a mi lado, lo que me da gran paz. Me advirtió: “lo voy a hacer a mi manera”. Y me dio un consejo: para enamorarme de Él, verle en la Pasión, todo lo que ha hecho por mí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad