sábado, 4 de marzo de 2017

¿COMO ENTRAR EN COMUNIÓN CON MARÍA?


A menudo se nos ha presentado la figura de María como un modelo de pasividad, que tendía a encasillar a la mujer dentro de unos parámetros muy estrechos, casi asfixiantes.
Se ha puesto como modelo de una piedad inmovilista, intimista, poco comprometida con los problemas del mundo.
Se la ha desfigurado, presentándola, a menudo, como una adolescente angélica y no como una mujer hecha y derecha, vaciándola de su contenido más profundo y verdadero.

Pero María, tal y como nos la muestran los Evangelios, la plena de gracia, bendecida más que ninguna otra mujer, irradia tal fuerza que todos los creyentes, hombres y mujeres, nos podemos mirar en ella para aprender a ser cristianos.

El punto de unión que hemos de tener con María, reside, precisamente, en la fuerza de su personalidad religiosa. El que es totalmente relevante de María es su disposición interior que la lleva a ser una mujer nueva, su capacidad de entrar de lleno en la realidad del ámbito de Dios que es siempre el del misterio.

María, la plena de gracia, nos invita a dejarnos invadir por la fuerza transformadora del Espíritu, para ser, junto a Cristo, hombres y mujeres nuevos para una nueva humanidad. Acoger a María en nuestra vida es, ahora como antes, una señal de obertura al don de Dios y es ponernos en disposición de ser transformados por su amor; es querer ser santos, vigorosamente santos.

Manuela Pedra y Pitar (30 veus per una nova evangelització)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A la hora de expresarse tengamos en cuenta la ley de la Caridad