MARÍA Y EL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN




Primer sábado de septiembre con María, Puerta del Cielo, Refugio de los Pecadores, Madre de la divina gracia, Madre de la Misericordia y Virgen clemente en nuestro corazón. Me reconforta cuando terminada la confesión el sacerdote me pone como penitencia alguna oración dedicada a la Virgen. Nuestra Señora se hace presente en el Sacramento de la Reconciliación como estuvo a los pies de la Cruz. Durante el tiempo de apertura del corazón para reconocer los propios pecados, María ora con el Espíritu Santo para la sanación del alma del pecador arrepentido.
Aunque en el ritual de la Penitencia no hay mención a la Virgen el sacerdote con el que siempre me confieso saluda, cuando te postras de rodilla en el confesionario, con este bellísimo saludo: «Ave María Purísima». En honor a la Señora sin mancha de corrupción, uno responde: «Sin pecado fue concebida».
María está presente junto al sacerdote, acompañándole en la escucha. María participa del dolor del penitente y derrama también su misericordia sobre su corazón. María sabe lo que es abrir el corazón pues lo hizo desde la fe para acoger la llamada del Espíritu Santo. María estimula con su presencia en la confesión llamando a «haced lo que Él os diga» en una clara invitación a romper con las cadenas del pecado, las faltas y las adicciones y acercarse de nuevo a Jesús, su Hijo amado, para renovar interiormente el corazón y la vida. María cercena el orgullo del pecador para que su confesión no se convierta en rutinaria y adquiera un nuevo impulso en su vida de fe con el fin de que sus corazones se colmen de fe, alegría y paz interior.
La confesión, sacramento de curación del alma, es el encuentro con Jesús y renueva la amistad con Dios. Para llegar a Él hay que estar en paz. Y María, que ha vencido al pecado por su condición de Inmaculada, es la que ayuda a que el demonio no pueda robar el corazón del cristiano que acude a Ella buscando su amparo y protección y llevarlo de nuevo a Jesús.

Fuente: Orar con el corazón abierto
https://orarconelcorazonabierto.wordpress.com/




Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ORACIÓN DE ABRAHAM

ORACION POR LOS HOMBRES

Decálogo del sacerdote orante