El Domingo pasado fue un día muy propicio para parar y recibir la luz del Señor. En esta luz, dos acontecimientos tomaron un relieve importante para nosotras.

El primer acontecimiento fue, el lunes 15,  el cumpleaños de nuestra Hermana Mª Rafael. Pensando en la presencia de nuestra Hermana en la comunidad me viene al espíritu la frase de la madre Alberta, fundadora del instituto Pureza de María que oí este sábado en las Bodas de Plata de la Hermana Candelaria: El mundo sin niños causaría el efecto de un jardín sin flores, de un cielo sin estrellas, de una vida sin ilusiones”. ¡Quién conoce a nuestra Hna Mª Rafael puede entender que llena nuestra vida comunitaria de flores, estrellas e ilusión! Dios le ha dado una chispa que sabe poner al servicio de la comunidad.

Y el segundo acontecimiento fue, el sábado 21, la participación en las Bodas de Plata de nuestros amigos Anna e Inmanuel de “Cor Nou”. Viendo los hijos y la diversidad de los invitados de este matrimonio, veía la fecundidad de un amor bendecido por el Señor, amor humano engrandecido por su propio Amor divino.



En este Domingo del Buen Pastor en que se reza por las vocaciones, ¡qué alegría, qué acción de gracias en pensar en estas personas que han dicho que sí a la llamada del Señor a la vida consagrada o al matrimonio cristiano!


Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPA FRANCISCO, QUE DESILUSIÓN

ORACION POR LOS HOMBRES

LA ORACIÓN DE ABRAHAM