domingo, 31 de julio de 2016

San Ignacio de Loyola


Un joven que soñaba con ganar el mundo.
Un soldado que conoció el fracaso y el dolor.
Un peregrino que recorrió a pie la vieja Europa.
Un estudiante que aprendía para servir a los demás.
Un escritor que envió miles de cartas y creó los Ejercicios Espirituales.
Un enfermo que aceptó los límites de su cuerpo.
Un diplomático que trató con emperadores y papas.
Un místico que encontraba a Dios en todas las cosas.
Un líder capaz de soñar nuevos horizontes para el mundo.
Un sacerdote que enseñaba a niños y ayudaba a prostitutas.
Un humanista que revolucionó la Iglesia.
Un amigo que lloró por los suyos.
Un hombre loco por Jesucristo.
Un santo que 500 años después sigue siendo actual.
La Iglesia, los  jesuitas y los CPCR recuerdan hoy a San Ignacio de Loyola.
Felicidades a todos los que de alguna manera seguimos participando de su sueño.

AMDG

sábado, 30 de julio de 2016

ORACIÓN PARA ALCANZAR EL AMOR DE MARÍA



¡María, tú robas los corazones!
Señora, que con tu amor y tus beneficios
robas los corazones de tus siervos,
roba también mi pobre corazón
que tanto desea amarte.
Con tu belleza has enamorado a Dios
y lo has atraído del cielo a tu seno.
¿Viviré sin amarte, madre mía?
No quiero descansar hasta estar cierto
de haber conseguido tu amor,
pero un amor constante y tierno
hacia ti, madre mía,
que tan tiernamente me has amado
aun cuando yo era tan ingrato.
¿Qué sería de mí, María,
si tú no me hubieras amado
e impetrado tantas misericordias?
Si tanto me has amado cuando no te amaba,
cuánto confío en tu bondad ahora que te amo.

Te amo, madre mía,
y quisiera un gran corazón que te amara
por todos los infelices que no te aman.
Quisiera una lengua
que pudiera alabarte por mil,
y dar a conocer a todos tu grandeza,
tu santidad, tu misericordia
y el amor con que amas a los que te quieren.
Si tuviera riquezas,
todas quisiera gastarlas en honrarte.
Si tuviera vasallos,
a todos los haría tus amantes.
Quisiera, en fin, si falta hiciera,
dar por ti y por tu gloria hasta la vida.

Te amo, madre mía, pero al tiempo
temo no amarte cual debiera
porque oigo decir que el amor
hace, a los que se aman, semejantes.
Y si yo soy de ti tan diferente,
triste señal será de que no te amo.
¡Tú tan pura y yo tan sucio!
¡Tú tan humilde y yo tan soberbio!
¡Tú tan santa y yo tan pecador!
Pero esto tú lo puedes remediar, María.
Hazme semejante a ti pues que me amas.
Tú eres poderosa para cambiar corazones;
toma el mío y transfórmalo.
Que vea el mundo lo poderosa que eres
a favor de aquellos que te aman.
Hazme digno de tu Hijo, hazme santo.

Así lo espero, así sea.

San Alfonso María de Ligorio


miércoles, 27 de julio de 2016

LA ORACIÓN ES GARANTÍA DE CONVERSIÓN

La asociación a Jesucristo en la Pasión de su Cuerpo Místico pasa por la solidaridad con nuestros sacerdotes en el orden de la gracia. Nuestras oraciones y sacrificios por ellos deben ser los pilares de su fortaleza. Hay que decirles la verdad sin tapujos, animarles, alentarles, pero sobre todo rezar sin desmayo por ellos.


Quienes piensan que el llamamiento a la oración y la conversión, como  impulso jubilar de la Misericordia, es un mero capricho ineficaz, no sólo se equivocan, sino que se colocan en la vía de la impotencia y del desastre. La Pasión de la Iglesia (CIC, 677) como Cuerpo Místico de Jesucristo, ni se atraviesa ni se impide con demostraciones humanas – cortando las orejas a los sicarios del Sanedrín (Lc 22, 56) – sino que se afronta por la gracia, en comunión con nuestra Madre María y con el discípulo amado: ellos esperan de nosotros la defensa de los pastores fieles y de la Eucaristía.
El poder de la oración en este momento es decisivo. De ella depende, nada menos, el mayor o menor grado de purificación del mundo y de la Iglesia. Sin oración, el seguimiento del Señor se hace impracticable.


La oración es garantía permanente de la conversión; porque la conversión no concluye con una mera actitud de fe, sino que exige el esfuerzo sostenido de acercamiento a Jesús, que puede malograrse por dificultades y asechanzas, en el momento mismo en que la oración flaquee. Estar hoy con Jesús es seguir y sostener a los sacerdotes que  le representan, camino del Calvario: algo imposible para las fuerzas humanas. Por eso hay que insistir en la naturaleza especial y crítica de nuestro momento histórico, avisando que los que no aceptan la realidad escatológica corren grave peligro por muchas que sean sus cualidades espirituales e intelectuales. Por muy profunda que sea su ortodoxia doctrinal. La aceptación del momento, y el conocimiento de sus exigencias, es la base indispensable para cualquier perseverancia (Mt 24, 13).


La conversión es pues, también, un reto, especialmente para quienes la predicamos mientras permanecemos apocados, o todavía remisos a vivirla con todas sus consecuencias. ¡Aprovechemos la Misericordia! ¡Aprovechemos la ayuda materna! Sin esta ayuda de María, volcada con nosotros, habría muy poco que hacer…


martes, 26 de julio de 2016

Tots hi estem implicats! Terrorisme (djihadisme), una vegada més a França (Niça)





Es decebedor  el que està passant, una vegada més un atemptat que ens colpeja. Creixen i creixen els atemptats terroristes fruits del djihadisme.
Sempre ens lamentem i reaccionem a l’endemà, posant més cossos de seguretat i militarisme. En tot cas sota  la meva opinió el que cal és fer millor la “radiografia” del tot, és a dir dels territoris i dels interessos econòmics, polítics i geoestrategics.
Ens equivocaríem i molt, si l’atemptat de Niça l’emmarquéssim en un context només religiós, doncs és més global. La violència sempre engendra més violència. Cal buscar les causes, el seu recorregut fins avui. La religió quan és vehicle de violència perd el seu fonament principal que és trobar a Déu, ja sigui a través de Crist o Mahoma. Però a tot col·lectiu hi ha gent que idealitza  tant que embogeix i un camí d’amor el transforma en un camí de sense sentit,  només fent el mal.
Estem travessant un temps de molta violència i  d’odi al nostre model occidental.
La Unió Europea és un projecte feble. Ja fa temps que es veu que  s’ha d’avançar amb més unió política. Encara els Estats actuen massa individualment.


Manca un compromís global i menys hipocresia davant dels problemes humans, de pobresa, de fam, de guerres que provoquen la fugida per salvar el millor que tenim: “la vida”. Les economies del mon privat han d’explicar millor què en fan dels seus beneficis. No pot ser que cada vegada els rics siguin més rics i els pobres siguin més pobres.
L’avançament de la ciència i la tecnologia ha d’estar al servei de la humanitat per a fer el bé.
El món necessita més cooperació entre tots, hi ha menjar per tothom i el que cal és distribuir-lo adequadament, així com l’ocupació, el treball, cal  més democràcia. Tot és possible si no fem cas a les radicalitzacions i els individualismes d’uns pocs.
Així que tenim tots molta feina a fer, per defensar la pau entre els essers humans i els països del món. L’eina necessària és el testimoni individual de conducta de cada un de nosaltres, amb actitud sincera e intel·ligència. Menys acumular i més compartir.

Jordi Sánchez Solsona
Calafell






lunes, 25 de julio de 2016

¡Buen camino a todos!


Hoy recordamos a Santiago el Zebedeo, amigo cercano de Jesús. El discípulo que viajó a los límites del mundo entonces conocido para dar a conocer la alegría del Evangelio. El primer mártir entre los apóstoles.

Según la tradición cristiana la tumba del Apóstol se encuentra en la catedral de Santiago de Compostela, destino de miles de peregrinos que buscan encuentro, respuestas, ilusiones y esperanza para sus vidas.

Pidamos a Dios, a través de Santiago, que vele por el peregrinar de cada persona, que dé a cada uno aquello que más necesite y que nos haga abiertos y atentos a los problemas de los más vulnerables.


¡Buen camino a todos!

domingo, 24 de julio de 2016

JMJ ORACIÓN OFICIAL

"Dios, Padre misericordioso,
que has revelado tu amor en tu Hijo Jesucristo,
y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo consolador,
te encomendamos hoy el destino del mundo y de todo hombre”.
Te encomendamos en modo particular 
los jóvenes de toda lengua, pueblo y nación.
Guíales y protégeles en los complejos caminos de hoy
y dales la gracia de poder cosechar abundantes frutos 
de la experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia.

Padre celestial,
haznos testigos de tu misericordia.
Enséñanos a llevar la fe a los que dudan, 
la esperanza a los desanimados,
el amor a los indiferentes,
el perdón a quien ha obrado el mal y la alegría a los infelices. 

Haz que la chispa del amor misericordioso,
que has encendido dentro de nosotros 
se convierta en un fuego que transforma los corazones 
y renueva la faz de la tierra.

María, Madre de Misericordia, ruega por nosotros.
San Juan Pablo II, ruega por nosotros.
Santa Sor Faustina, ruega por nosotros.








sábado, 23 de julio de 2016

LA VIRGEN ORANTE


Así aparece Ella en la visita a la Madre del Precursor, donde abre su espíritu en expresiones de glorificación a Dios, de humildad, de fe, de esperanza: tal es el «Magnificat»(cf. Lc 1, 46-55), la oración por excelencia de María, el canto de los tiempos mesiánicos, en el que confluyen la exultación del antiguo y del nuevo Israel, porque -como parece sugerir S. Ireneo - en el cántico de María fluyó el regocijo de Abrahán que presentía al Mesías (cf. Jn 8, 56) (48) y resonó, anticipada proféticamente, la voz de la Iglesia: «Saltando de gozo, María proclama proféticamente el nombre de la Iglesia: «Mi alma engrandece al Señor...» » (49). En efecto, el cántico de la Virgen, al difundirse, se ha convertido en oración de toda la Iglesia en todos los tiempos.
«Virgen orante» aparece María en Caná, donde, manifestando al Hijo con delicada súplica una necesidad temporal, obtiene además un efecto de la gracia: que Jesús, realizando el primero de sus «signos», confirme a sus discípulos en la fe en El (cf. Jn 2, 1-12).
También el último trazo biográfico de María nos la describe en oración: los Apóstoles «perseveraban unánimes en la oración, juntamente con las mujeres y con María, Madre de Jesús, y con sus hermanos»(Act 1, 14): presencia orante de María en la Iglesia naciente y en la Iglesia de todo tiempo, porque Ella, asunta al cielo, no ha abandonado su misión de intercesión y salvación (50). «Virgen orante» es también la Iglesia, que cada día presenta al Padre las necesidades de sus hijos, «alaba incesantemente al Señor e intercede por la salvación del mundo» 

Puntadas Católicas




domingo, 17 de julio de 2016

.....ANDAS INQUIETA Y NERVIOSA


Queridos hermanos y hermanas,

He estado esta semana de campamentos con cuarenta adolescentes y jóvenes. ¡Ha sido increíble!... Si el éxito de unos campamentos se pudiera medir por el reír, ¡¡éstos habrían sido un éxito total!! Es una cosa que me encanta, oir reír, siempre me ha gustado. Y en los campamentos, oyes reír a todas horas...

Hemos hecho nuevas excursiones. Hemos descubierto nuevas hondonadas del río donde bañarnos. Hemos hecho una excursión de cincuenta kilómetros en bici, haciendo paraditas, que acababa en la playa de S’Agaró. Hemos rezado por la mañana, al atardecer. Hemos celebrado la eucaristía. Hemos hecho dinámicas con contenido, han estado cuarenta y cinco minutos en silencio, pensando y rezando... Hemos hablado de la inteligencia emocional. La inteligencia emocional nos da muchos consejos prácticos y sencillos que nos pueden ayudar a vivir mejor, y muchos van en línea con lo que Jesús enseña en el evangelio. Y también, hemos visto como muchos evangelios, también el de hoy, se pueden leer en clave inteligencia emocional.

Jesús le dice a Marta: “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa…”. ¿Cómo estamos? ¿Qué sentimos? ¿Qué sentimientos habitan en nuestro corazón?... Es importante, de vez en cuando pararnos y mirar en nuestro interior...


 Jesús detecta que Marta está inquieta y nerviosa, y el evangelista Lucas, dice que está atareada... No es bueno estar inquieto, nervioso y atareado. ¡Jesús no lo quiere!

Pienso que en este evangelio Jesús nos invita a  mirar nuestro interior... ¿Cómo estamos? ¿Qué sentimos? ¿Qué sentimientos habitan en nuestro corazón? Es cuando tengo detectado cómo estoy, que surge la pregunta que más nos ayuda a conocernos: ¿por qué me siento así?

Y en la respuesta detectamos un peso que hay en  nuestro interior. En la primera dinámica con los adolescentes, miramos de detectar qué peso tenían en  su interior. Porque es a partir de aquí, que puedo empezar a hacer pasos para poder superar el malestar, la inquietud, la falta de paz. Y durante los otros días íbamos dando pistas de cómo afrontar el peso que habían detectado... Y desde el primer momento pedíamos a Jesús que nos ayudara a trabajar nuestro peso. Todos tenemos cosas que nos pesan en nuestro interior...

Hace falta detectarlos, Jesús nos ayuda, hace falta afrontarlos, Jesús nos ayuda, y hace falta trabajarlos, Jesús nos ayuda.

No podemos estar preocupados, inquietos, y atareados. ¡¡Jesús no lo quiere!!

Muchos de nuestros pesos vienen de lo que le pasa a Marta: hace una elección equivocada. Nuestra vida está en nuestras manos. Nos hacemos con nuestras decisiones.

Entre escuchar a Jesús y obsequiarlo. Marta escoge obsequiarlo. Mala elección. María ha sabido escoger bien, ella ha escogido la parte mejor, la mejor parte. La mejor es la mejor. No es un comparativo: “una de las buenas”, sino es un superlativo: “la mejor”.

Dice Jesús: “…andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán”. ¿Cuál es esta cosa necesaria, que es la mejor? Escuchar al Señor, encontrarnos con Él, fomentar nuestra relación con Él.
Pregunta importante: ¿En nuestras elecciones, estamos orientados a escoger la parte mejor, a Jesús?

Hoy, Jesús nos dice a nosotros: “Alba, Aina, Marc,  andas inquieto y nervioso con tantas cosas; sólo una es necesaria”. ¿Cómo resuenan en nosotros estas palabras? Son palabras que tienen fuerza .


Ante un verano donde recibimos mil impactos dirigidos a pasárselo bien, playa, salidas, viajes,... Hoy recibimos un impacto de Jesús diferente: escucharlo. No son impactos excluyentes. Pero, sí que es posible que los miles de impactos acaben ahogando lo que Jesús nos ha dicho hoy... No podemos hacer vacaciones de la fe. Hagamos ahora un momento de silencio donde le pidamos a Jesús que este verano escojamos la parte mejor y nos encontremos con Él con más frecuencia

Francesc Jordana


sábado, 16 de julio de 2016

CAUSA DE NUESTRA ALEGRÍA......MARÍA.




“Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas” (Isaías 61,10).
En Francia se venera, cerca de Laon, a Notre Dame de Liesse; Nuestra Señora de la alegría, del alborozo. Se cuenta que, en el siglo XII, tres caballeros franceses partieron para las cruzadas con el fin de defender los Santos Lugares, pero fueron apresados y llevados ante el Sultán de El Cairo. La hija del Sultán, Ismeria, les animó a abrazar el Islam. Pero ellos no dudaron en anunciarle el Evangelio.
La princesa, interesada, pide ver una imagen de Jesús y de María. Durante la noche, un ángel depositó la deseada imagen en el aposento de los caballeros. A la mañana siguiente, Ismeria se encuentra con la imagen, la lleva a su palacio, y la Virgen se le aparece y le pide que se haga cristiana. Los caballeros e Ismeria huyen de Egipto, de noche, en una barca que se encontraba a orillas del Nilo. Milagrosamente, se despiertan en Liesse - que significa “alegría - e Ismeria es bautizada por el obispo de Laon.
La leyenda vincula el anuncio de la fe con la alegría. La Virgen es Causa de nuestra alegría porque Ella nos dio a Cristo, que vino al mundo para traer a los hombres la paz y la alegría (cf Juan 15,11). Las primeras palabras del saludo del ángel en la Anunciación son: “Alégrate, María”. Esas palabras, en griego, se pueden ver grabadas en la Casa de María, en Nazaret, en la que parece ser la inscripción mariana más antigua, procedente del siglo II.


El Papa Pablo VI, en la exhortación apostólica Gaudete in Domino, escribió que “junto con Cristo, Ella recapitula todas las alegrías, vive la perfecta alegría prometida a la Iglesia: «Mater plena sanctae laetitiae» y, con toda razón, sus hijos de la tierra, volviendo los ojos hacia la madre de la esperanza y madre de la gracia, la invocan como causa de su alegría: «Causa nostrae laetitiae»” (n. 34).

Oración - Oh Dios, que, por la encarnación de tu Hijo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, a los que veneramos a su Madre, causa de nuestra alegría, permanecer siempre en el camino de tus mandamientos, para que nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Fuente: Conocereis la verdad


miércoles, 13 de julio de 2016

JMJ PONERSE EN CAMINO CON JESÚS QUE NOS CONVOCA!!


“A la par de preparar las valijas, la documentación y el recorrido que vamos a hacer en los días de la JMJ, nos estamos preparando para una peregrinación”.
“No es un viaje, sino que es ponerse en camino con Jesús que nos convoca, con una meta clara, con un camino que recorrer, que no lo hacemos solos. Nos ponemos en camino con otros que llevamos en nuestro corazón con el deseo de que las bendiciones que nosotros podamos recibir también los alcance a ellos”.
… “uno no peregrina solo, sino que representa a muchos jóvenes que tal vez ni siquiera sepan de la Jornada o, tal vez, sabiendo de ella no tuvieron la posibilidad real de participar por diferentes circunstancias”.
“Qué bueno es tomar conciencia de que a través de mí van tantos jóvenes que necesitan de la misericordia de Dios ¡Qué bueno es llevar en el corazón tantos rostros!”, armen una lista con los nombres de quienes desean llevar espiritualmente consigo durante la JMJ.
En el contexto de Jubileo de la Misericordia, “esta peregrinación va a tener acento en un punto geográfico marcado por la misericordia”. Se va a “hacer experiencia” en el lugar que vio crecer a san Juan Pablo II, devoto de la oración de la Divina Misericordia, y quien canonizó santa María Faustina Kowalska. “Sus hogares van a ser, también, un lugar de peregrinación”.
Que “la peregrinación no genere solamente en nosotros el deseo de conocer un lugar y de tener recuerdos y ‘souvenirs’, sino que nos transforme”. Que se reconozca a quienes viajaron a la JMJ 2016 no por sus fotos y recuerdos que compraron, sino por “cómo volvieron, transformados”.
“Nuestro país, en el contexto del Bicentenario, necesita cuotas de esperanza. En este momento difícil, necesita jóvenes que se animen a dar testimonio de reconciliación, paz y esperanza”.



“Necesitamos jóvenes que, fascinados por haber escuchado la Palabra de Jesús, transformen la realidad, la patria. Qué lindo sería que llevemos a la JMJ la patria al hombro y demos testimonio de que Jesús existe”, que cuando vuelvan “se animen a romper distancias, a mostrar la misericordia”.
“Bienaventurados los misericordiosos porque obtendrán misericordia. El Señor prepare nuestros corazones para ser transformados estos días y así sanemos corazones heridos y anunciemos esperanza”.

(Homilía de la Misa de Envío de los peregrinos a la JMJ, P. Andrés Ángel Vallejos, asesor Pastoral de Juventud)



domingo, 10 de julio de 2016

...... Y AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO.

Queridos hermanos y hermanas,

Todos nosotros somos personas que queremos amar y que amamos, y nos esforzamos en hacerlo. Pero, hoy, Jesús con la parábola que nos ha explicado nos interpela con dos temas principales, pone dos dedos en dos llagas, que quiere decir que nos toca, dos veces, allá donde nos hace daño.

El primer tema. La Ley de Dios dice: “Amarás al Señor, tu Dios…, Y al prójimo como a ti mismo”. Y el maestro de la Ley pregunta a Jesús: “¿Y quién es mi prójimo?”. . A veces, interpretamos la palabra “prójimo” como “cercano”, como aquel que tenemos cerca. Y no es así. Prójimo no se puede asimilar a “cercano”.

Es muy fácil amar a los hijos, a los nietos, a los sobrinos. También hay malas personas que aman a  sus hijos, a sus nietos, a sus sobrinos.

Según la parábola, el otro a quien he de amar no es el que está cerca, sino el que te necesita. ¡Esto implica un cambio de visión! ¡Conversión!

Toda persona por el hecho de ser persona está llamada a amar a los hijos, a los nietos, y sobrinos, pero, nosotros, los cristianos, a esto le añadimos que hemos de amar a quien nos necesita.

Por esto, decía que la parábola pone el dedo allá donde hace daño: ¿Quizás nosotros nos conformamos en amar sólo a los nuestros? ¿No tendremos, quizás, una visión muy reductiva de a quién hemos de amar?

El otro, según Jesús, ya no es el que forma parte de  tu familia, de tu clan, de tu religión, de tu club de amigos. El otro, es quien te necesita. El otro, es el refugiado (que aunque no salgan en los mass media, su problema continúa), el parado, el inmigrante, sea de donde sea. El prójimo otro, es quien te necesita. ¿Quién te necesita?, ¿quién es este otro que te necesita?...

El segundo tema donde Jesús nos toca allá donde duele,  concuerda con el primero. Vemos que en la parábola, un sacerdote y un levita (la tribu de los levitas eran los que se encargaban de cuidar el templo). Por tanto, dos personas religiosas dan un rodeo y pasan de largo. ¿Conocían la Ley de Dios: “ama al prójimo como a ti mismo”? ¡¡Claro que sí!! ¿Por qué no hicieron nada? Porque es más cómodo no hacer nada. Porque eso supondría alterar sus planes. Porque en su corazón no  entró la miseria del otro. Así me gusta definir la misericordia... Dicho de otra manera, no se compadecieron. En estas dos figuras que Jesús hace aparecer en esta parábola nos podemos ver todos reflejados. Ante los que nos necesitan no hacemos nada porque es más cómodo, porque supone alterar  nuestros planes, porque su miseria no entra en nuestros corazones endurecidos por el materialismo.



Decía el Papa Francisco en Lampedusa: “La cultura del bienestar, que nos lleva a pensar en nosotros mismos, nos vuelve insensibles a los gritos de los demás, nos hace vivir en pompas de jabón, que son bellas, pero no son nada, son la ilusión de lo fútil, de lo provisorio, que lleva a la indiferencia hacia los demás, es más lleva a la globalización de la indiferencia”.

Última idea: ¿cuál fue el motor que llevó al Samaritano a actuar?: la compasión. “Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, se compadeció”. Otra vez la compasión, siempre aparece la compasión. El verbo más asociado a la persona de Jesús. Siempre se está compadeciendo y los personajes de sus parábolas también se compadecen.

Y para que quede aún más clara la respuesta del maestro de la Ley a la pregunta de Jesús, va también en este sentido. “¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos? Él contestó: “El que se compadeció”...

Y cuando Jesús le dice: “Anda, haz tú lo mismo”. Convierte la compasión en el criterio de actuación de sus seguidores. ¡¡A ti te lo dice!!


Resumiendo: la parábola nos habla de un amor que va más allá de los cercanos, de los nuestros: amar a quien nos necesita. Y que esto no es fácil. Es necesario que la compasión se convierta en motor de nuestros actos. Amén. 

Francesc Jordana


sábado, 9 de julio de 2016

BENDITA SEA TU PUREZA




Bendita sea tu pureza

y eternamente lo sea,

pues todo un Dios se recrea,

en tan graciosa belleza.

A Ti Celestial Princesa,

Virgen Sagrada María,

yo te ofrezco en este día

alma, vida y corazón.

Mírame con compasión,

no me dejes Madre Mía.

Sé muy bien que mi tristeza

tornarás en alegría

cuando diga: ¡Madre mía,

BENDITA SEA TU PUREZA!


Cual pajarillo aletea

mi corazón por amarte.

Sea tu amor mi estandarte

Y ETERNAMENTE LO SEA.


Bello es el mar, la marea,

el sol, la luna, la estrella;

pero has de ser Tú más bella

PUES TODO UN DIOS SE RECREA


que, labrando tu pureza

vino a tu vientre a encarnarse.

Si Dios quiso humanizarse

EN TAN GRACIOSA BELLEZA,


dí, Señora: ¿dónde empieza

mi vida a tener sentido?

Ahí donde esté rendido

A TI, CELESTIAL PRINCESA.


Cuando de noche o de día,

ya dormido o ya despierto,

seas mi faro y mi puerto

VIRGEN SAGRADA MARÍA.


Sin Ti, Madre, no sabría

quién soy ni de dónde vengo;

pero lo poco que tengo

TE OFREZCO DESDE ESTE DÍA.


Es Jesús mi posesión

y mi logro más preciado.

Con su amor El me ha atrapado

ALMA, VIDA Y CORAZÓN:


Madre: pido tu perdón

si alguna vez te he ofendido.

Yo soy el primer herido,

MÍRAME CON COMPASIÓN.



Sin Ti yo me perdería

en un mundo de pecado.

No te apartes de mi lado,

NO ME DEJES, MADRE MÍA...



viernes, 8 de julio de 2016

LES QUIERO DAR PAZ Y NO DESGRACIA (PAPA FRANCISCO)




Queridos hermanos y hermanas:

Hoy quiero hablaros de algo que entristece mucho mi corazón: la guerra en Siria, que ya entró en su quinto año. Es una situación de sufrimiento indescriptible, cuya víctima es el pueblo sirio, obligado a sobrevivir bajo las bombas o buscando vías de evacuación a otros países o áreas de Siria, menos desgarradas por la guerra: abandonan sus hogares, todo ... También pienso en las comunidades cristianas, a las que mando todo mi apoyo, a causa de la discriminación que tienen que soportar.

Me gustaría hacer aquí una exhortación a todos los fieles y a todos aquellos que están comprometidos con Caritas, en la construcción de una sociedad más justa. Mientras que el pueblo sufre, una increíble cantidad de dinero se gasta para proporcionar armas a los combatientes. Y algunos de los países proveedores de estas armas también se encuentran entre los que hablan de paz. ¿Cómo se puede creer en quienes con la mano derecha te acarician y te golpean con la izquierda?

Animo a todos, adultos y jóvenes, a vivir con entusiasmo este Año de la Misericordia para vencer a la indiferencia y proclamar con fuerza que ¡la paz en Siria es posible! ¡La paz en Siria es posible!
Por eso, somos llamados a encarnar esta Palabra de Dios: "Porque yo sé muy bien lo que haré por ustedes; les quiero dar paz y no desgracia y un porvenir lleno de esperanza - palabra de Yavé” (Jeremías 29 , 11).

Les invito a orar por la paz en Siria y por su pueblo, en ocasión de vigilias de oración, de iniciativas de sensibilización en grupos, en parroquias y comunidades, para difundir un mensaje de paz, un mensaje de unidad y esperanza.
Que a la oración, sigan luego obras de paz. Les invito que se dirijan a aquellos que están involucrados en las negociaciones de paz, para que tomen en serio estos acuerdos y se comprometen a facilitar el acceso a la ayuda humanitaria.
Todo el mundo debe reconocer que no existe una solución militar para Siria: sólo una política. Por lo tanto, la comunidad internacional debe apoyar las conversaciones de paz para construir un gobierno de unidad nacional.
Unamos fuerzas, a todos los niveles, para asegurarnos de que la paz sea posible en la amada Siria.
¡Esto sí que será un grandioso ejemplo de misericordia y amor vivido por el bien de toda la comunidad internacional!
¡Que el Señor les bendiga y la Virgen les guarde!
Gracias.

 Libreria Editrice Vaticana